Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

EL REPERTORIO PROCESIONAL DE LA BANDA MUNICIPAL DE SANLUCAR



Este artículo es una versión ampliada y mejorada del que apareció en la revista de Semana Santa de 2018, editada por la Hermadad de la Oración en el Huerto de Sanlúcar de Barrameda, publicado por D. José Manuel Castroviejo López, célebre autoridad de la música procesional, y colaborador ocasional de esta web al que damos las gracias por su siempre predisposición con nosotros.







Nil perpetuum, pauca diuturna sunt

(Nada es perpetuo, pocas cosas duran mucho tiempo)
Séneca

Es difícil concebir la Semana Santa sin la música que consideramos consustancial, y la ausencia de títulos que forman el acervo cofradiero como Amarguras o La Estrella Sublime nos causaría extrañeza. Sin embargo, lo tradicional no es siempre lo que recordamos o nos cuentan, pues un somero repaso a los documentos pertinentes nos puede deparar una tradición perdida y una nueva perspectiva.
A lo largo de este artículo vamos a desgranar la música que la Banda Municipal de Sanlúcar interpretaba tanto durante la Semana Santa como en el resto de procesiones en las que actuaba.
Lo más llamativo que observará el lector es la gran diferencia entre lo actualmente considerado como clásico y lo que se interpretaba durante gran parte del siglo XX.


Imagen 2. Edición original de 1886 de “Descansa en paz” de Ramón Roig


Tras una revisión exhaustiva del archivo histórico que se conserva en la Banda Julián Cerdán, los datos nos revelan las marchas más interpretadas durante el siglo XX tras las cofradías sanluqueñas, muchas de ellas totalmente desconocidas o inusitadas en la actualidad: Caridad (Julián Cerdán), Pasan los campanilleros (Manuel López Farfán), Descansa en Paz (Ramón Roig), Cristo de la Misericordia (Modesto Rebollo), Dolor (Serrano), La Agonía (Alfredo Javaloyes), El llanto (José Gabaldá) o Ecce Homo (Leopoldo Martín Elexpuru).
Otras marchas que aparecen con frecuencia son Sueño eterno (Jaime Texidor), Hierática (Pablo Cambronero), Recordación (Germán Lago), la Marcha fúnebre de Chopin así como las cuatro célebres de Emilio Cebrián: Cristo de la Sangre, Jesús Preso, Macarena y Nuestro Padre Jesús.

También poseemos cuantiosos datos sobre las piezas interpretadas en el Corpus y procesiones letíficas, entre las cuales destacamos Hosanna (Ramón Roig) y varias de Jaime Texidor.


Imagen 3. Una de las muchas particellas que se conservan de “El llanto” de José Gabalda, con firmas fechadas en 1944 y 1962


Principios del siglo XX: los primeros datos
Los testimonios más antiguos que hemos localizado pertenecen al período comprendido entre 1905 y 1913, bajo la dirección de Mateo Alba Rodríguez.


Imagen 4. Mateo Alba


Conservamos algunas carpetillas con las cuatro marchas fúnebres que se interpretaron en la Semana Santa de aquellos años y que son las siguientes: El llanto y El panteón (ambas de José Gabaldá Bel), El entierro (anónima) y otra más cuyo título y autor no aparecen. No obstante, también hay testimonios de la interpretación de la Marcha nº 1 y Marcha nº 3, de Mateo Alba.
Además, para procesiones de gloria y eucarísticas nos constan las marchas Corpus Christi, Flores de Mayo, Marcha regular nº 2, Marcha religiosa nº 4 (todas ellas del propio Mateo Alba), Tepeyac (Félix Soler) y Santa Cecilia (Camilo Pérez Monllor).


Imagen 5. Particella de la “Marcha religiosa nº 4” de Mateo Alba, fechada en 1912


En 1913, tras el fallecimiento de Mateo Alba, asume la dirección -hasta 1917- Enrique Anadón, aunque no conservamos ningún documento que nos permita vislumbrar los repertorios de estos años.

El esplendor de la Banda Municipal: Julián Cerdán Murillo
Julián Cerdán fue el director que más años ejerció el cargo: desde 1918 hasta 1952, y es precisamente a partir de entonces cuando tenemos más abundancia de datos. 
Por lo prolijo de los mismos, los dividiremos en varios períodos.



Imagen 6. Julián Cerdán


Entre 1920 y 1931 encontramos fechadas y utilizadas las partituras de las siguientes marchas fúnebres:
·         Cristo de la Misericordia (Modesto Rebollo)
·         Descansa en paz (Ramón Roig)
·         Dolor (Manuel Serrano)
·         Ecce Homo (Leopoldo Martín Elexpuru)
·         El juicio final (Vicente Terol)
·         Homenaje (Juan Benlloch)
·         In paradisum (José Franco Ribate)
·         Jerusalén (Álvaro Milpager)
·         La Agonía (Alfredo Javaloyes)
·         Marcha fúnebre (Chopin)
En cuanto a partituras para procesiones de gloria y eucarísticas, contamos con Hosanna (Ramón Roig), Gloria (Mariano San Miguel) y Santa Cecilia (Camilo Pérez Monllor).


Imagen 7. Copia de “Pasan los campanilleros” de Manuel López Farfán


Del período comprendido entre 1935 y 1940 los datos son muy similares a los anteriores (si bien en cuanto a marchas letíficas sólo hemos corroborado Corpus Christi de Vicente Beovide):
·         Descansa en paz (Ramón Roig)
·         Dolor (Manuel Serrano)
·         El llanto (José Gabaldá)
·         Ecce Homo (Leopoldo Martín Elexpuru)
·         Homenaje (Juan Benlloch)
·         In paradisum (José Franco Ribate)
·         La Agonía (Alfredo Javaloyes)
·         Sueño eterno (Jaime Texidor)
Durante la última etapa de Julián Cerdán al frente de la Banda Municipal el repertorio sigue en la línea de las décadas anteriores.
En estos años sí hemos podido constatar Caridad, del propio Cerdán, y Pasan los campanilleros, de Manuel López Farfán. Ambas se interpretaban con seguridad desde los años 20, pero debido al mucho uso de las particellas, se fueron realizando nuevas copias y se desechó la mayoría de las antiguas. La fecha de composición de Caridad (1921) y la copia de la partitura general de Pasan los campanilleros, muy cercana en el tiempo a la composición de la marcha (1924), corroboran que ya eran tradicionales en los años 30 y 40.
También de esta etapa encontramos interpretaciones de la célebre Procesión de Semana Santa en Sevilla de Marquina.

·         Caridad (Julián Cerdán)
·         Cristo de la Misericordia (Modesto Rebollo)
·         Descansa en paz (Ramón Roig)
·         Dolor (Manuel Serrano)
·         Ecce Homo (Leopoldo Martín Elexpuru)
·         El llanto (José Gabaldá)
·         Homenaje (Juan Benlloch)
·         In paradisum (José Franco Ribate)
·         Jesús Preso (Emilio Cebrián)
·         La Agonía (Alfredo Javaloyes)
·         Pasan los campanilleros (Manuel López Farfán)
·         Procesión de Semana Santa en Sevilla (Pascual Marquina)
·         Santo Cristo (Pedro Rubio)
·         Sueño eterno (Jaime Texidor)
Respecto a los testimonios de marchas de gloria, nos encontramos con las siguientes: Amor de Dios (Pedro Rubio), Corpus Christi (Vicente Beovide), Hosanna (Ramón Roig), María Auxiliadora (Jaime Texidor), Nuestra Señora del Rosario (Ventura Cartagena/José Ramos), Oración (Pedro Rubio), Rosa evangélica (Mª Teresa Texidor) y Sacris (Jaime Texidor/Mª Teresa Texidor).

Marino Díaz Díaz: último director titular de la Banda Municipal


Imagen 8. Marino Díaz


Marino Díaz, si bien mantuvo la línea musical de Cerdán -en lo que a marchas se refiere-, introdujo diversas novedades, como Rosa mística de José Franco Ribate o varias de Emilio Cebrián. Además, incluyó tres piezas de su autoría que había compuesto años antes: la marcha fúnebre No llores, madre y las marchas de gloria Virgen de la Fuensanta y Virgen de Valsordo, dedicadas respectivamente a las patronas de Villanueva del Arzobispo (Jaén) y Cebreros (Ávila), cuyas bandas municipales había dirigido antes de la sanluqueña.

Imagen 9. Anuncio publicitario de 1936 sobre la marcha “No llores, madre”, de Marino Díaz


En el Archivo Municipal de Sanlúcar se conserva un inventario que redactó Marino Díaz con todas las obras -de todos los géneros- que ensayó e incorporó al repertorio entre 1953 y 1959. Junto a los datos localizados en el archivo de la actual Banda Julián Cerdán, el elenco de este período es el que mejor tenemos documentado, quedando como sigue:

·         Caridad (Julián Cerdán)
·         Descansa en paz (Ramón Roig)
·         Dolor (Manuel Serrano)
·         Hierática (Pablo Cambronero)
·         Jesús bajo la Cruz (Santiago Berzosa)
·         Jesús Preso (Emilio Cebrián)
·         La Santa Cena (Román de San José)
·         Macarena (Emilio Cebrián)
·         Madre Santa (Andrés Piquero)
·         Marcha nº 1 (Mateo Alba)
·         No llores, madre (Marino Díaz)
·         Nuestra Señora de la Misericordia (Santiago Berzosa)
·         Nuestro Padre Jesús (Emilio Cebrián)
·         Pasan los campanilleros (Manuel López Farfán)
·         Procesión de Semana Santa en Sevilla (Pascual Marquina)
·         Recordación (Germán Lago)
·         Rosa mística (José Franco Ribate)
·         Sueño eterno (Jaime Texidor)

El repertorio glorioso y eucarístico es también muy nutrido: Auxilium Christianorum (Jaime Texidor), Corpus Christi (Mateo Alba), Domus aurea (Jaime Texidor), Gozos a la Milagrosa (anónima), Hosanna (Ramón Roig), La Pilarica (Jaime Texidor), La procesión de los ángeles (Pedro Rubio), Luz Divina (Jaime Texidor), Nuestra Señora del Rosario (Ventura Cartagena/José Ramos), Sagrado Corazón (Pedro Rubio), Virgen de la Fuensanta (Marino Díaz) y Virgen de Valsordo (Marino Díaz).

Imagen 10. Inventario conservado en el Archivo del Ayuntamiento con obras ensayadas o incorporadas entre 1953 y 1959


A partir de 1960 y hasta 1966, fecha de su jubilación, Marino Díaz mantiene en general un repertorio similar, añadiendo diversas novedades como Cristo de los Toreros (José Faus) o Jesús de las Penas (Antonio Pantión), y recuperando otras tradicionales, especialmente El llanto, de José Gabaldá -que al parecer era muy apreciada en la Hermandad de las Angustias- y la Marcha fúnebre de Chopin.

·         Caridad (Julián Cerdán)
·         Cristo de la Sangre (Emilio Cebrián)
·         Cristo de los Toreros (José Faus)
·         Descansa en paz (Ramón Roig)
·         Dolor (Manuel Serrano)
·         Ecce Homo (Leopoldo Martín Elexpuru)
·         El llanto (José Gabaldá)
·         En su recuerdo (Joaquín Sanchís/Mª Teresa Texidor)
·         Hierática (Pablo Cambronero)
·         Jesús de las Penas (Antonio Pantión)
·         Macarena (Emilio Cebrián)
·         Madre Santa (Andrés Piquero)
·         Marcha fúnebre (Chopin)
·         No llores, madre (Marino Díaz)
·         Nuestro Padre Jesús (Emilio Cebrián)
·         Pasan los campanilleros (Manuel López Farfán)
·         Recordación (Germán Lago)
·         Rosa mística (José Franco Ribate)
·         Sueño eterno (Jaime Texidor)

El repertorio para el resto de procesiones una vez acabada la Semana Santa permanece casi inalterable, si bien no aparecen Hosanna, La procesión de los Ángeles o Sagrado Corazón. Por el contrario, se añaden la conocida Triunfal (J. Blanco) y la novedosa Santuario de Regla, de A. Castro y F. Sánchez, dedicada a la patrona de Chipiona.
Para finalizar este período debemos hacer mención a la marcha Nuestra Señora de la Caridad, que compuso Marino Díaz en honor de la patrona sanluqueña. En el archivo de la banda se conserva únicamente una particella, en la que consta que está basada en motivos del Canto a Sanlúcar y que debe ser una obra del propio Díaz que tampoco se encuentra en el archivo.
A tenor de los datos consignados en el inventario que hemos citado anteriormente, Nuestra Señora de la Caridad debe estar compuesta entre 1960 y 1966, aunque consideramos plausible que pueda ser obra de 1965, con motivo de la Coronación Canónica de la Virgen de la Caridad.

Imagen 11. Única particella conservada de la marcha “Nuestra Señora de la Caridad” de Marino Díaz

Tras la jubilación de Marino Díaz, la banda pierde el carácter municipal y pasa a ser una entidad independiente. De la dirección se encarga entre 1967 y 1971 Luis Romero Muñoz, manteniendo el repertorio que, en esencia, era tradicional en Sanlúcar:

·         Caridad (Julián Cerdán)
·         Cristo de la Sangre (Emilio Cebrián)
·         Ecce Homo (Leopoldo Martín Elexpuru)
·         Descansa en paz (Ramón Roig)
·         Dolor (Manuel Serrano)
·         El llanto (José Gabaldá)
·         Jesús Preso (Emilio Cebrián)
·         La Agonía (Alfredo Javaloyes)
·         Marcha fúnebre (Chopin)
·         Marcha nº 1 (Mateo Alba)
·         Nuestro Padre Jesús (Emilio Cebrián)
·         Pasan los campanilleros (Manuel López Farfán)
·         Procesión de Semana Santa en Sevilla (Pascual Marquina)
·         Recordación (Germán Lago)

Las marchas de gloria, igualmente siguen siendo más o menos las habituales hasta entonces: Corpus Christi (Mateo Alba), Gozos a la Milagrosa (anónima), Hosanna (Ramón Roig), La Pilarica (Jaime Texidor), La Virgen Milagrosa (Jaime Texidor), Luz Divina (Jaime Texidor), Nuestra Señora del Rosario (Ventura Cartagena/José Ramos), Santuario de Regla (A. Castro/Francisco Sánchez), Virgen de la Fuensanta (Marino Díaz), Virgen de Valsordo (Marino Díaz), etc.
A partir de 1972, año en que toma la batuta Enrique Alfaro hasta la disolución de la banda en 1975, son muy pocos los documentos que hemos localizado, y tan sólo tenemos constancia de las marchas Caridad (Julián Cerdán), Cristo de la Sangre (Emilio Cebrián), En su recuerdo (Joaquín Sanchís/Mª Teresa Texidor) y Macarena (Emilio Cebrián). No obstante, debemos señalar que es justo en estos años cuando aparece por primera vez La Estrella Sublime, de Manuel López Farfán, una marcha imprescindible en la actualidad.


Imagen 12. Particella de la marcha “Caridad” de Julián Cerdán


La Banda de música Julián Cerdán
Como hemos podido comprobar, son muy pocas las marchas consideradas clásicas en la actualidad que hasta los años 70 se interpretaban en Sanlúcar, exceptuando Pasan los campanilleros, la Marcha fúnebre de Chopin, las de Emilio Cebrián, algunas esporádicas interpretaciones de Jesús de las Penas o Procesión de Semana Santa en Sevilla y la muy tardía incorporación de La Estrella Sublime.
Con la creación de la Banda Julián Cerdán en 1980, se recupera parte del repertorio tradicional: Caridad (Julián Cerdán), Marcha fúnebre (Chopin), Nuestro Padre Jesús, Macarena y Cristo de la Sangre (Emilio Cebrián), Rosa mística (José Franco Ribate), Pasan los campanilleros (Manuel López Farfán), o Sueño eterno (Jaime Texidor); y en cuanto a repertorio de gloria: Triunfal (J. Blanco), Nuestra Señora del Rosario (Ventura Cartagena/José Ramos), La Pilarica y Luz Divina (Jaime Texidor) o Virgen de Valsordo (Marino Díaz).
Sin embargo, es precisamente en esta coyuntura cuando comienza la influencia sevillana en el repertorio procesional, probablemente porque ya había en el mercado numerosos discos que difundían las marchas más populares de la Semana Santa de Sevilla.
Para ilustrar esta tendencia, contamos con una anotación en la partitura de Rocío, fechada en enero de 1983: Traída por D. José Antonio López Odero por mediación de D. Adrián Estrada del Regimiento de Soria nº 9.
Así, además de La Estrella Sublime y la citada Rocío, se une ya definitivamente Jesús de las Penas (Antonio Pantión) y se incorporan Amarguras (Manuel Font de Anta), Virgen de las Aguas (Santiago Ramos) y otras más recientes como Gracia y Esperanza (José Albero) o Nuestro Padre Jesús Cautivo (Miguel Quirós).
A lo largo de la década de los 80 se integra otra serie de marchas hoy imprescindibles como Esperanza Macarena (Pedro Morales), Coronación de la Macarena (Pedro Braña), Sevilla cofradiera (Pedro Gámez Laserna)… algunas muy en boga por entonces, entre ellas Virgen de la Victoria (Francisco Barril) o Cristo en la Alcazaba (Fulgencio Morón) y otras de ámbito más local, como Memoria eterna (Germán Álvarez Beigbeder) o El Cristo de la Lanzada (Rafael Márquez Galindo).
En la actualidad, la Banda Julián Cerdán, que retomó el testigo de aquella antigua Banda Municipal de Sanlúcar de Barrameda, y heredera por tanto de toda la tradición musical sanluqueña, lleva a gala un amplísimo y selecto repertorio que la sitúa sin lugar a dudas como uno de los mayores exponentes del panorama música cofradiero andaluz. Y por muchos años.


Imagen 13. Banda


Documentación
-Archivo de la Banda de música Julián Cerdán.
-Archivo Municipal de Sanlúcar de Barrameda.
-Castroviejo López, José Manuel. De bandas y repertorios. La música procesional en Sevilla desde el siglo XIX. Samarcanda, 2016.
-Daza Palacios, Salvador. Música y Sociedad en Sanlúcar de Barrameda (1600-1975).  Junta de Andalucía, 2009.

SANLÚCAR CARMELITANA.

Hoy 16 julio, como todo el mundo bien sabe, es el día en el que se celebra la festividad de Nuestra Señora del Carmen.

Es Sanlúcar una de las ciudades donde más se venera una serie de imágenes bajo esta fervorosa advocación.

En la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, sita en la céntrica calle San Juan, preside el retablo mayor de la antigua iglesia del convento de carmelitas descalzos. Esta imagen se le atribuye al flamenco Peter Relingh (s.XVII-XVIII). La titular del templo ha ido recuperando su esplendor estos años atrás, llegando éste ha "pisar" el suelo de la iglesia, acercándose de esta manera a los feligreses. La misma procesionaba, conservándose aún los respiraderos del paso que suele utilizar la Hermandad de los Dolores para el montaje de sus cultos. En el día de hoy se celebra una solemne eucaristía a las 20;30h, a cargo del Rvdo. P. D. José Palomas Agout. 


Otra de las imágenes que procesionaba también por el centro de nuestra localidad es la de Capillita, situada en la calle homónima. Ésta es una imagen atribuida a Gabriel de Astorga (s.XIX). Su paso lo custodia la Hermandad de la Esperanza, donde anualmente procesiona su titular letífica de Santa Ángela de la Cruz. A las 10h. tendrá lugar la función principal a cargo del Rvdo. P. D. Ángel Pérez del Yelmo, quedando expuesta en besamanos durante toda la jornada una vez finalizada.


Bonanza vivirá su día grande con la que se le denomina su patrona de este barrio marinero. Una imagen atribuida a Benito de Hita y Castillo (s.XVIII). La misma preside la procesión marítima que partirá de la parroquia de Bonanza tras la función principal de las 9h. Y a las 19h será la procesión que la llevará hasta la barriada Virgen del Mar, conocida popularmente como barriada de los marineros, donde también se venera otra imagen del Carmen pero de menor tamaño.


Bajo de Guía es otro enclave del municipio donde tornan sus días álgidos con la Virgen del Carmen. Aunque ésta tiene su procesión el último domingo de julio, siendo este año el 29 del presente mes. Y estando durante la jornada de hoy en solemne besamanos.


Por último, en La Colonia Monte Algaida se recuperó hace unos años la procesión de la misma, aunque emplazada en el mes de agosto. Y en el otro punto cardinal de la ciudad, en el Palmar, también se le rinde culto a una imagen de la Virgen del Carmen, donde también se está implantando otra procesión de carácter anual de esta venerada advocación.

La redacción de Gólgota21.

LA VIRGEN DE LOS DOLORES HA RECIBIDO, OFICIALMENTE, EL DECRETO PARA SU CORONACIÓN CANÓNICA

Tal y como estaba previsto, y como se anunció el pasado 23 de junio, la Iglesia de la Santísima Trinidad celebraba hoy, domingo 15 de julio de 2018, uno de los días que quedará marcado para siempre, de forma muy especial, en la historia de la Hermandad de los Dolores y de la propia ciudad de Sanlúcar de Barrameda, que jamás se borrará de la memoria de los hermanos y devotos de la Santísima Virgen de los Dolores, y de todos los sanluqueños.

Hoy se ha vivido en nuestra ciudad uno de esos días que, recordándolo dentro de muchos años, harán correr las mismas lágrimas de ilusión que se han visto correr por las mejillas de los hijos de la Virgen de los Dolores, y que impregnarán de enorme alegría y cariño nostálgico las palabras que se puedan narrar de generación en generación, como seguro lo harán los actuales miembros de la Juventud Servita al contarlo a sus futuros hijos y nietos.

15 de julio de 2018, en el que comienza la más bonita historia de un sueño hecho realidad, y para el que los propios hermanos de los Dolores y todo el pueblo de Sanlúcar estaba convocado a la Santa Misa que tendría lugar a las 13:00 horas en la Iglesia de la Santísima Trinidad.

Como siempre, la más antigua Iglesia del Barrio Bajo sanluqueño y la Plaza de la Santísima Trinidad (debidamente acondicionada, para ello) se encontraba a rebosar de hermanos, devotos y miles de personas venidas desde los distintos puntos cardinales de nuestra ciudad, y desde fuera de nuestros límites geográficos.

El Delegado Diocesano de HH. y CC., el Alcalde de nuestra ciudad y distintos miembros de la corporación municipal, los miembros del Consejo Local de HH. y CC., los distintos representantes de las hermandades y agrupaciones parroquiales de nuestra ciudad, miembros de la Banda "Maestro Dueñas" (que cada año acompaña musicalmente a la Virgen de los Dolores), hermanos de los Dolores,... y un largo etcétera se daban cita ante la convocatoria realizada por la Hermandad del Santísimo Cristo de las Misericordias y Nuestra Señora de los Dolores.

De esta forma, a la una del mediodía daba comienzo la Solemne Misa Estacional, la cual ha estado presidida, en nombre del Señor, por el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. José Mazuelos Pérez, Obispo de Asidonia-Jerez y concelebrada por distintos sacerdotes, y que fue solemnizada por la Coral Polifónica "Nuestra Señora de los Dolores".

Una Eucaristía organizada de una manera exquisita, en cuanto a liturgia y protocolo, y en la que todo estaba envuelto en un ambiente de total emoción contenida, rebosante de felicidad e ilusión.

Celebración eucarística que vivía su punto álgido cuando el Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías, don J. Joaquín Perea Montilla, se situaba en el ambón de la Iglesia de la Santísima Trinidad para dar lectura al, tan esperado y soñado, documento en el que se decreta, cumpliendo con todos los requisitos que recoge la Normativa Diocesana de HH. y CC., la Coronación Canónica de Nuestra Señora de los Dolores.

Decreto que, tras su lectura, entregaba nuestro Obispo, don José Mazuelos, al Hermano Mayor de la Hermandad de los Dolores, don Antonio Martínez Rodríguez, en representación de todos los hermanos de la citada corporación del Miércoles Santo.

Momentos de emoción y de fiesta los vividos hoy en la Trinidad, que han significado el comienzo de esa espera para ver cumplido, finalmente, el sueño de sus hermanos y devotos, con la Coronación Canónica de Nuestra Señora de los Dolores el próximo 25 de julio del año 2020.

Desde estas líneas, queremos felicitar al Hermano Mayor y a la Junta de Gobierno de la Hermandad de los Dolores, así como a todos los hermanos mayores y oficiales que han trabajado por esta corporación y por Sus Amantísimos Titulares, así como a todos sus hermanos y devotos, y a todo el pueblo de Sanlúcar de Barrameda, porque en poco más de dos años veremos como el amor de un pueblo se deposita en las sienes de la Señora de los Dolores, reconociendo la devoción que le profesa esta ciudad manzanillera, con su Coronación Canónica.

La redacción de Gólgota21.

* Fotos: Sanlúcar Información.

Cuando manda el corazón…por Jesús Cruz Sallago



Decimos con mucha facilidad que el corazón manda más que nuestra mente. ¿Mentimos acaso diciendo esto? ¿Qué sería de nosotros si no dejáramos al corazón a su aire? Sinceramente creo que nada. Simples muñecos vacíos, robots de carne y de hueso que en nada tendrían que ver con lo creado por Dios.

El corazón sabe de sobra llevar el mando en nuestra vida. Y esto es sin duda lo que ocurre en un lugar de Sanlúcar desde hace mucho tiempo. Ojo, y no digo con esto que allá donde os hablo no haya la suficiente cabeza y el suficiente grado de madurez como para dejarse llevar por impulsos y sentimientos explosivos, solo que de donde os hablo el corazón es el dueño de las vidas.

Unas vidas que con el esfuerzo y el ímpetu propios de la juventud se han dejado hasta la última gota de su amor en conseguir otra de esas tantas páginas de gloria que ya tienen en su haber.

Cuando se trabaja con el alma entregada se llega siempre al objetivo marcado. Esto no quiere decir que el camino no haya estado plagado de piedras y de algún que otro lobo que intentara hacerlos desfallecer, para nada, pero el amor por el Señor y la devoción por su Santísima Madre estaba de su lado y contra eso, contra eso no puede nadie.

A veces pienso que sería lo que pasaría por la cabeza de Darío Fernández el día que se presentan allí unos “niños” con la intención de encargar una talla de María. Espero algún día poder preguntárselo por que a buen seguro estoy daría para otro artículo. Unos niños llenos de alegría que supieron contagiar al maestro esa manera de entender la vida que solo tienen en la Jara, yo que voy a contaros…
Así comienza este sueño, la meta de salida era cruzada como cruzan cada año los participantes de la carrera solidaria. Comenzaba aquí un periplo de casi tres años en los que una comisión creada para tal efecto desarrollaba todo un listado de actos para conseguir no solo sufragar el coste de la imagen, sino para crear aún más hermandad, que asentaran aún más los cimientos de esta joven Agrupación que a pesar de su corta edad demuestra con su tesón la madurez que están alcanzando.

Actividades todas las que se os ocurran y más. Papeletas, convivencias, ajos…y un sinfín de momentos que he tenido la suerte de vivir en primera persona. Las caras siempre eran las mismas. Las sonrisas inundándolas de lado a lado y en el aire siempre una palabra, Rocío. Rocío bendito de María que los regaba cada día que pasaba para que no desfallecieran en su empeño. “La locura bendita” de estos niños que metió de cabeza en el proyecto a Rafael Laureano que con sus pinceles ha sabido llenar la espera hasta este día. Con él, no puedo olvidar a mi compañero Alesco que junto a mi ha formado la comisión artística de la Virgen. Y por último, no quiero olvidar a las manos que la engalanaran cada vez que con celo se cambie entre sus camareras, mi hermano José Carlos.

El sueño poco a poco ve como el sol despierta en nuestra ventana a la mañana de esa mañana esperada. Estamos en las puertas de ese ansiado 7 de julio que parecía tan lejano e inalcanzable. Ahora toca disfrutar con el resultado del esfuerzo y el trabajo. Ahora toca decir bien fuerte que la Jara ya tiene Reina, esa que es Rocío bendito de la mañana. Que los campos ya se pintan con su flor, que San Pedro ya tiene un altar donde decirle a María que interceda por nosotros y que el Señor Caído ya tiene una mano que lo levante cuando nuestros pecados lo empujen.



Tu nombre suena en mis labios
y retumba en mis sentíos
cuando al decirte María
siempre me sale Rocío




Jesús Cruz Sallago


Copyright © 2014 GOLGOTA21