Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS DE GOLGOTA 21

 21.08.2014
La noche agotaba los últimos tragos de sombras ante sus ojos. Lentamente, las primeras alas anaranjadas parecían insinuar los incipientes desperezos de Don Lorenzo, preparándose para ocupar su dorado trono diario. El artista en ese momento, pulsa la tecla de borrado, acabando con su último intento en esa noche, de encontrar a las esquivas musas tan gustosas de estas desafecciones. Tras un vistazo al almanaque, se dibuja en su cara una mueca de disgusto, el tiempo apremia y todavía tiene más de medio pregón por dibujar. Pero no será ese día. Rendido al cansancio, decide entregarse a los reparadores cuidados de Morfeo, y tal vez, pueda soñar con ese verso imposible, ese requiebro mágico, ese atril de Domingo de Pasión, que es pasión escondida del pregonero.

Difícil arte este del pregón,  pues hay que combinar percal con seda, papel con voz, música con llanto, sentimiento con templanza, devoción con afición,  costal con palermo, penas con milagros. Difícil arte, que en el caso de los cofrades se convierte en pura alquimia al tener que conjugar el tenebroso verbo de la suspicacia, el del equilibrio y el sinsabor.
Juan, pese a su evidente juventud, es veterano en desvelos y sombras. Decano en noches de guardia, desazones y sudores fríos (o no tanto) de ambones de ébano. Una extensa trayectoria de ingratos teclados y papeleras de reciclaje saturadas, espejos entre convexos y convenidos, y nudos de corbata asilvestrados.

Pero estas cuitas, se han terminado por tornar en gozos, en forma de llamada de teléfono,  voz de presidente del Consejo y promesa de Merced en mañana de marzo primaveral. Gozos en recuerdo de un viejo maestro que se nos fue, muchos Miércoles Santos tras el negro antifaz ribeteado de cardenal y solitarias tardes de secretaría apagada. Gracias a Juan, este año nuestro Gólgota se nos viste de chaqué para pregonar a Jesús y a María en la entrada de la Semana Santa, y así, sabrás que cuando tras sorber la jarra de lata, mires al frente de la Merced, estarás acompañado, en tu místico viaje por la prosa y el verso.

                                                         Ricardo F. Monge Hermoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2014 GOLGOTA21