Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO LA GALEONA

Les trasladamos este artículo de D. Rafael Oliva Guerrero. Agradecemos su colaboración al autor, por compartir con nosotros este interesante trabajo de índole histórica referido a Nuestra Señora del Rosario, "La Galeona". 
Justificación

Este artículo no es el resultado de un trabajo de investigación, ni fruto de un estudio laborioso sobre documentos históricos. Es el relato por escrito, basado en la historia de esta distinguida cofradía; apuntes fáciles de comprender y de contar después de una atenta lectura. Lo mismo que nuestros mayores hicieron con sus palabras para mantener vivo el recuerdo y la devoción de Nuestra Señora del Rosario.

1.-FUNDACION DE LA COFRADIA DE NTRA. SRA. DEL ROSARIO


La Orden de Predicadores llega a Sanlúcar de Barrameda en 1480 y su presencia en la ciudad perdura hasta nuestros días. Las Madres Dominicas procedentes del convento de la “Madre de Dios” de Sevilla, fundan en la ciudad quedando atendida la comunidad por frailes de la misma Orden que tardan más en ver templo y convento.


En este monasterio de la “Madre de Dios” a principios del Siglo XVI se funda la cofradía de Ntra. Sra. Del Rosario y Santo Domingo de Guzmán. En Sanlúcar, que pronto empieza a verse beneficiada por el tráfico comercial con América, concretamente en el antiguo Arrabal de la Rivera, se levanta el monumento que forma parte de su conjunto histórico-artístico formado por: templo (de consagración pontificia) y convento (desaparecido y preparado para la evangelización de América) dedicado a nuestro padre Santo Domingo de Guzmán, Patriarca de la Orden a donde se traslada la cofradía para fijar allí su Residencia Canónica.

La archicofradía vive con la comunidad de frailes dominicos (que participa plenamente en su vida), momentos de gloria y esplendor pasando por ser de las cofradías de renombre en la ciudad.


2.- LA COFRADÍA


Esta archicofradía venera a su titulares, Ntra. Sra. Del Rosario y Santo Domingo de Guzmán. Cuenta en su registro de hermanos a los principales vecinos, numerosos marinos y mandos de la Armada que demuestran la estrecha relación de la hermandad con la marina. Los oficiales debían ser personas de cierto nivel social y económico. La imagen de nuestro padre Santo Domingo (al menos así lo demuestran documentos gráficos) es atribuida a Francisco Camacho de Mendoza del Siglo XVIII y del que ahora no vamos a ocuparnos.


El más preciado tesoro de la archicofradía es: Ntra. Sra. Del Rosario. Una hermosa imagen de la Santísima Virgen de gran valor artístico y devocional, tallada en 1556 por el flamenco Roque Balduque. Esta joya de la imaginería sigue hoy siendo centro de devoción y admiración en el conjunto de su templo. Recibe a los fieles en capilla y retablo costeado por su cofradía, querida y venerada en la ciudad, donde también se la conoce con el nombre de “La Galeona”, porque navegaba en la nao capitana protegiendo a la flota de galeones en sus viajes de ida y vuelta a América.


La regla de la cofradía de Ntra. Sra. Del Rosario más antigua es de 1620, un documento de gran valor histórico que se conserva y revela datos interesantes de la vida de la hermandad: sus oficiales, directores espirituales, hermanos, hermanas, oficio de cada uno dentro de la corporación… sabemos gracias a ella que los oficiales por descuido pierden la anterior o que en su constitución está presente el padre maestro y prior de la comunidad de dominicos es Fray Diego de la Cueva O. P.


Los cultos superan al año el centenar y se celebran con toda pompa y boato. Grandes y sonados eran los previos a su festividad precedidos de octavario y con procesión de alabanzas. Sus hermanos asistían con el rosario en la mano y su correspondiente insignia o cera. Forma parte del cortejo la comunidad de frailes.


Celebran con solemnidad las fiestas de la Santísima Virgen: Purificación, Anunciación, Asunción y Natividad. En estas desde el S. XVIII se reza ante Ntra. Sra. y a dos coros el Rosario completo y otros públicos distribuidos así: uno de madrugada, que finalizada con Misa del alba (de la aurora). Otro vespertino cantado, (suelen llamarlo hoy  de antorchas). Desde 1742 los sábados por la tarde le dedicaban uno las hermanas y le cantaba el vespertino de los domingos toda la archicofradía. Estas cuatro fiestas marianas finalizaban con solemne procesión claustral y canto de la Salve.


En la octava de Todos los Santos se cantaban quince misas con vigilia y sermón en honor de los misterios de su sacratísimo Rosario y se aplicaban por las almas de los hermanos difuntos y bienhechores.


Ante su presencia y a diario, a distintas horas se rezaban a dos coros las tres partes del rosario.


Todos los sábados misas cantadas con responso por los hermanos difuntos y bienhechores y Salve solemne. Hoy lo conocemos con el nombre de Función Sabatina.


Según costumbre en los conventos de la orden, los primeros domingos del mes eran dedicados a la Santísima Virgen y Ntra. Sra. del Rosario en sus andas de plata presidia la solemne procesión claustral y conventual que finalizaba con la Salve.


Esta actividad supone una partida importante del presupuesto, junto con la obra social y de asistencia para los hermanos más necesitados. La cofradía cubría los gastos de las honras fúnebres y entierros de sus cofrades, para lo que en su capilla, a los pies del altar, construye ocho sepulturas. Una obra de misericordia con todo un privilegio social y un aliciente para nutrir su nomina de hermanos. Por si fuera poco (el dinero siempre es escaso) contribuyó a la construcción del convento y de su templo.


Por todo su significado histórico y artístico la imagen de Ntra. Sra. del Rosario es la joya más preciada de la archicofradía. Es de su propiedad también dentro del templo conventual la capilla, el retablo y las ocho sepulturas para el enterramiento de sus hermanos.


De los enseres para el culto de la Reina del Santo Rosario cabe destacar entre otros las andas de plata, del mismo metal insignia y pértiga del mayordomo, el escudo del muñidor y dos guiones estandartes.


Lucia la Santísima Virgen distintas preseas, mantos (algunos bordados), toca, rosarios y ricas alhajas.


Durante el Siglo XIX y parte del XX la Santísima Virgen del Rosario procesionaba hasta tres veces en el año: en su onomástica, la Candelaria y Corpus Christi.


Además de las Reglas, tenían cuatro libros: uno. Con la relación de hermanos y hermanas. Dos: el del inventario. Tres: el de cuentas. Cuatro: el de actas de los cabildos.


Además un libro que redacta el padre Fray Alonso Fernández O.P. el de “ los milagros de la Virgen del Rosario”.



3.- NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO “LA GALEONA”


La originalidad de esta imagen está en ser la que viajaba a América protegiendo a la flota en la “Carrera de Indias”. Este hecho con su importancia histórica la singulariza de ahí que la ciudad resalte estos acontecimientos de los que era protagonista. Por este motivo junto a su admirable y consoladora advocación, los sanluqueños la llaman cariñosamente “La Galeona”.


El motivo de tener tantos marinos y mandos de la Armada en su nómina de hermanos es que es su Patrona; “Galeonas” hay muchas y sólo son las que cumplen con una serie de requisitos que ahora veremos. Sobre la de Sanlúcar de Barrameda, escribió Juan Pedro Domínguez Gaztelu: “es tradición esta Señora navegó muchas veces a la América, por ser la que se embarcaba en la capitana de los galeones cuando navegada desde este puerto” o esto otro: “la más peregrina que venera la provincia, a quién por antonomasia los prelados superiores la llaman Señora de ellos. Don Hipólito Sancho escribió de la Virgen del Rosario así: “la Galeona de Sanlúcar es un buen precedente de la Cádiz, por dos razones: una por ser aquella población el surgidero de las flotas…”


Por consiguiente, la de Sanlúcar de Barrameda es de las que sobresalen y está entre las tres que destacamos a continuación:


Ntra. Sra. del Rosario. “La Galeona”. Se venera en la actual Parroquia de Santo Domingo de Guzman de Sanlúcar de Barrameda. Es posible que fuera de las primeras en hacer la travesía, con la que se iniciara la costumbre y puede que la que más veces la hizo.


Ntra. Sra. del Rosario. “La Galeona”. Se venera en Granada, es conocida también como la Galeona de Lepanto que en 1571  va en la flota que el 7 de Octubre alcanza la victoria naval en la batalla de Lepanto. Es el motivo por el que el Papa Dominico San Pío V (por quien todos los Papas visten de blanco, en honor al habito de la orden), instituye en esta fecha del año su solemnidad y fiesta onomástica.


Ntra. Sra. del Rosario. “La Galeona”. Se venera en el convento dominico de Cádiz. Esta imagen ostenta los títulos de Patrona de la Carrera de Indias y de Capitana de la flota de galeones. Además de la travesía con América en ocasiones especiales embarcó en el Buque Escuela de la Armada Española Juan Sebastián de Elcano.


Es de suponer que los momentos de despedir y recibir a la Santísima Virgen fuera un acontecimiento social, con el rosario de la Virgen se ganó la batalla naval de Lepanto y se empezó la evangelización de América.


Comienza el requisito con el “acto solemne” mediante el cual el Almirante solicita al Prior del convento la imagen y se compromete a devolverla cuando termine el viaje, con la misma solemnidad comienza la procesión en la que el almirante la lleva a la Nao Capitana. A la vez que el pueblo la despedía, la tripulación la recibía con los honores correspondientes y el consuelo de ir bajo a su protección y amparo. Lo mismo ocurría al llegar a Sanlúcar pero en sentido inverso, solemne procesión que la lleva a su templo de Santo Domingo.


Después de la desamortización los frailes dominicos no vuelven a la casa de Sanlúcar de Barrameda y la cofradía ve mermada su actividad.


El recuerdo y la devoción a la Virgen del Rosario la mantienen los fieles y devotos de la Parroquia de Santo Domingo donde en su archivo está por ejemplo la regla de 1620; en otras dependencias parroquiales están algunos de sus enseres (estandarte, ciriales, faroles) parte de su ropero y joyero (mantos, tocas, coronas, rosarios y otras alhajas).


Actualmente su culto lo mantiene la Hermandad Sacramental y Cofradía de Penitencia de “Los Estudiantes” a la que se une en 1988.


Todo lo de hoy es más actual y conocido. Solo tener presente ahora que tanto escuchamos eso de la formación en las cofradías y la nueva evangelización, el rosario de la Virgen como instrumento de oración y catequético y a la Santísima Virgen del Rosario.




Bibliografía


Marchena Hidalgo, Rosario. El Libro de la Regla de la Cofradía de la Virgen del Rosario de Sanlúcar de Barrameda. Laboratorio de arte 16 (2003) 107-133


VELÁZQUEZ GAZTELU, Juan Pedro: Fundaciones de todas las Iglesias, conventos y ermitas de Sanlúcar de Barrameda. Año de 1758. Estudio preliminar de MANUEL ROMERO TALLAFIGO. Sanlúcar de Barrameda, 1995. Pág. 213 a 217.


Sociedad de Estudios Históricos Jerezanos. Nº 2, bajo mismo título y firmado por el historiador D. Hipólito Sancho (Artes graficas Boscá, 1939).


Enseñanzas de transmisión oral de los Padres Dominicos.
Copyright © 2014 GOLGOTA21