Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

EL CARMEN DE BONANZA INICIA LOS TRÁMITES PARA OBTENER LA DIGNIDAD CARMELITANA

Tras la reciente peregrinación realizada por la Hermandad de Nuestra Señora del Carmen de Bonanza al Convento de Santa Teresa con motivo del Año Jubilar Teresiano, el pasado sábado día 15 de noviembre, el hermano mayor y miembros de la junta de gobierno de esta corporación, acompañados por la Comisión del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa, volvieron a ser testigos en este convento de un emotivo acontecimiento que seguramente tendrá especial trascendencia para la Hermandad.

Comenzaron la jornada, participando en la Santa Misa que las Hermanas Carmelitas Descalzas del convento tienen a bien celebrar, cada día, a las 8.00 de la mañana. En este caso, fue presidida por el Reverendo Prior Fray Juan Dobado Fernández,  miembro de la Orden Carmelitas Descalzos y actual Prior del Convento Carmelita del Santo Angel, que en estos días permanecía en el Convento de las Hermanas de nuestra ciudad, tras su colaboración en los actos programados por la mencionada comisión. La armonía de las voces angelicales de las hermanas Carmelitas, acariciaron y conmovieron nuevamente los corazones de todos los presentes en la matutina eucaristía, pues tomaron como fuente de inspiración y de motivación, el Simpecado de la Patrona de los Marineros del barrio de Bonanza, que aún permanecía en  la iglesia desde la peregrinación por petición expresa de las propias monjas religiosas.

Tras la celebración de la solemne eucaristía, se produciría el primero de los momentos más esperados por los hermanos y fieles de la hermandad sanluqueña.  El Hermano Mayor, D. Salvador Vidal Vital, respaldado por su junta de gobierno y por los integrantes de la Comisión del V Centenario, hizo entrega al Reverendo Prior Fray Juan Dobado, de la preceptiva documentación donde se solicita al Consejo Provincial del Santo Ángel Custodio, la distinción de la Dignidad Carmelitana para la hermandad, con objeto de poder pertenecer a la Orden Seglar de los Carmelitas Descalzos.  El Fraile Carmelita recibió con entusiasmo y satisfacción el requerimiento de la hermandad, mostrando el compromiso de remitir la petición al Padre Provincial D. Emilio Sánchez Solana, y ofreciendo su colaboración al objeto de promover y agilizar en la medida de lo posible los trámites necesarios a llevar a cabo para su concesión.

Tras conversar y desmenuzar entre los presentes el contenido de los documentos aportados por la Hermandad, se procedió a pasar al interior del convento, donde se produciría otro de los encuentros más emotivos de la mañana. Para poner broche de oro al acontecimiento anteriormente descrito, todos los asistentes pudieron sentirse verdaderos privilegiados al compartir un maravilloso e inusitado desayuno-convivencia con las hermanas Carmelitas Descalzas que, impacientes, aguardaban en uno de los acogedores y humildes salones del Convento. Privilegiados, no solo por compartir mesa y mantel con las benditas religiosas que contagiaron a los demás con la grandeza que caracterizan su humildad y su ternura, o no solo por disfrutar del conocimiento y del amor que por el arte desprende la personalidad del Reverendo D. Juan Dodabo, el cual mostró en todo momento especial interés y preocupación por la hermandad para colaborar en la consumación de los proyectos de la misma, sino porque realmente todos pudieron sentir el calor del Manto Protector de Nuestra Señora del Monte Carmelo, porque las vivencias relatadas por las hermanas carmelitas reflejaban la tradición bíblica del profeta Elías y las enseñanzas de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, y porque, entre todos los servidores de la iglesia que se dieron cita esa mañana en la catedral de la oración sanluqueña, profundizaron en el compromiso cristiano recibido en el bautismo.

Sin duda, estos miembros y fieles de la iglesia dieron muestras de ser merecedores de poseer la distinción de ser Carmelitas Descalzos, de conocer el verdadero significado del escapulario, signo de su identidad como católicos, vinculados eternamente a Jesús a través de María en el Monte Carmelo. La concesión de esta distinción significaría un paso importante para continuar engrandeciendo a la hermandad carmelitana de nuestra ciudad, y para la consumación del ya iniciado proceso de Coronación Canónica de Nuestra Señora del Carmen de Bonanza, efeméride que despertó especial interés en el Reverendo D. Juan Dobado,  el cual ofreció su colaboración y experiencia en todo momento a la hermandad para la consumación de este importante evento.
Copyright © 2014 GOLGOTA21