Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS. LA CUENTA ATRÁS.

Cuando aún mantenemos en nuestro paladar los sabores a polvorones, turrón y mazapán, cuando todavía los más pequeños de las casas siguen descubriendo los presentes que sus majestades de oriente les han dejado en la noche mágica, se nos alumbra de nuevo el gozo cíclico del mundo cofrade.
Con la llegada del Niño Dios, se alargan las tardes, comienza la luz a vencer a las tinieblas, la oscuridad deja paso a la claridad del día, el ocaso se hace eterno y hermoso con la luz del invierno. Todo esto unido hace que los cofrades, sientan que la cuenta atrás es una realidad. Que estamos a escasos dos meses y medio del Domingo de Ramos.
En estos días, hemos recibido una gran cantidad de mensajes de felicitación de las fiestas, el año nuevo y como no, también, los típicos mensajes de la cruz de guía, el nazareno, el costalero, etc... empujando la carroza del Rey Baltasar para que dejara paso a lo que se viene por delante.
Quizás esta sea la sombra que veo en todo esto. Es posible que lo analice más de la cuenta, que vea fantasmas donde no los hay, que me esté volviendo un poco rancio con el paso de los años, pero veo el reflejo en estos mensajes, de lo que se está convirtiendo una gran parte de la razón de las Hermandades, o más bien, de una gran parte de los que las componemos.
Cuando recibes uno o dos de estos mensajes te ríes, pero al seguir recibiéndolos, cada uno a cual más ingenioso a la par que más específico sobre diferentes temas o parcelas cofrades, te da que pensar. Me hizo reflexionar sobre el tema ya tan manido de qué sí estamos siendo lo dignos que nuestras Hermandades se merecen. ¿Sólo nos interesan lo que ocurre en cuaresma en nuestras Hermandades? O peor aún, ¿Sólo nos interesa una parte de lo que en las Hermandades ocurre durante la Cuaresma?
Cada vez pienso más, que una sombra grande y tenebrosa se está ciñendo sobre nuestra Semana Santa y sobre nuestra Hermandades. Se está perdiendo la esencia de todo lo que nos ha llevado a esto. El sacar pasos, montar altares voluptuosos, realizar bordados e incrementar nuestro patrimonio, todo tenía un fin que no era otro que el de Alabar a Dios y el mostrar y evangelizar con las Imágenes al pueblo, para mostrar lo que fue la Pasión y Muerte de nuestro Redentor.
Espero que esta sombra, no sea más que una simple percepción, un mal sueño, y que cuando despierte  vea que todos nos hemos dado cuenta que no es tan importante la cantidad como la calidad.     




Antonio Romero González
Copyright © 2014 GOLGOTA21