Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

FALLECE EL PADRE QUEVEDO

El pasado viernes, 2 de octubre, a las 21'00 horas el Rvdo. Sr. D. José González de Quevedo Álvarez, nuestro querido Padre Quevedo, recibía la llamada del Padre para marchar a esas "Marismas eternas", donde se habrá encontrado con Su Amantísima Virgen del Rocío. Así habrá viajado su alma sobre los pinos hasta las plantas de la Santísima Virgen, donde se habrá reencontrado con todos los rocieros que ya gozaban de su presencia en ese Rocío eterno.

En el Hospital "El Ángel", de Málaga, fallecía el Padre Quevedo, en este segundo día de octubre del año de 2015. En la misma ciudad que lo vió nacer hace 89 años, y donde descansará su cuerpo para siempre, tras el funeral que se celebrará en la Capilla del Colegio El Palo, de esta capital malagueña, a las 13'00 horas de hoy, domingo 4 de octubre.

Se nos marcha un sacerdote jesuíta, especialmente comprometido y entregado pastoralmente con el Rocío, y con la devoción a la Santísima Virgen del Rocío, habiendo predicado y pregonado en un gran número de hermandades rocieras, y habiéndose mostrado continuamente a volcado con esta devoción, a la que ha compuesto innumerables letras de sevillanas, cantadas por los rocieros de toda su geografía, y de la que ha escrito algunos libros.

Ha recibido diversas distinciones, entre la que se encuentra el de Hermano Honorario de la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío, de Almonte, concedida por esa Hermandad a comienzos del año 2013, dentro del Año Jubilar, concedido por Su Santidad el Papa, por el Bicentenario del Rocío Chico.

Pero además de todo ello, el Padre Quevedo, malagueño de nacimiento, ha sido un rociero sanluqueño más, guía espiritual de todos los que aman a la Virgen del Rocío, desde esta orilla del Guadalquivir, a cuya Hermandad y hermanos ha acompañado durante muchísimos años, en el camino que realiza esta Hermandad sanluqueña tanto en Romería, como en la peregrinación andando, etcétera. Pero no solo en esos caminos de pinos y arenas, sino durante más ocasiones durante todo el año.

Sanlúcar y sus rocieros lloran la pérdida de este gran sacerdote rociero, que tanto ha aportado a la fe rociera de los sanluqueños. Como dijo en la noche de ayer el Teniente de Hermana Mayor de la Hermandad del Rocío de Sanlúcar, en la Santa Misa semanal celebrada en la Capilla de San Jorge, "el Padre Quevedo no se marcha, se queda para siempre con nosotros", en los corazones de todos los que llegaron a conocerlo y a llenarse de su sabiduría y amor.

Desde estas líneas, el equipo de Gólgota21, queremos mostrar nuestro pesar por esta dolorosísima pérdida a su familia, y cómo no a los rocieros, especialmente a los sanluqueños, a la Hermandad del Rocío de Sanlúcar, que tanto lo quiso, lo quiere y lo querrá, y a la Hermana Mayor, doña Pepi Pérez Domínguez, y su Junta de Gobierno, por el fallecimiento de este "Padre espiritual".

"Dale Señor el descanso eterno y brille para él la luz perpetua. Descanse en paz. Amén".

 La redacción de Gólgota21.
Copyright © 2014 GOLGOTA21