Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

GOZOS Y SOMBRAS: ¿SABEMOS OCUPAR NUESTRO LUGAR?

Muchos somos los cofrades que pasamos por distintos puestos de responsabilidad en nuestras hermandades y cofradías, o en cualquier organismo relacionado con ellas, con lo que podemos sentir la responsabilidad y el compromiso, pero también la ilusión y el poder sentir y vivir sensaciones y momentos únicos. Pero, ¿sabemos ocupar nuestro lugar en cada momento?

Cuando ocupamos algún cargo lo hacemos por un tiempo, determinado en las Reglas de nuestras respectivas corporaciones, incluso perteneciendo varias veces a estas juntas de gobierno en diversos puestos de responsabilidad.

Pero, cuando ya salimos elegidos por nuestros hermanos o por las personas que deban elegirnos y tomamos posesión de nuestros cargos, ¿sabemos respetar el nombre y lo realizado por nuestros antecesores? ¿Somos capaces de guardar el silencio y ser honestos con nuestra Hermandad y con las personas que han ocupado anteriormente los diversos cargos de la Junta de Gobierno, y ser respetuosos con el esfuerzo y el trabajo realizado en ese tiempo?

Nos parezca mejor o peor las gestiones y lo realizado por ellos, en los años en los que han ocupado los cargos que ahora ocupas “tú”, deberíamos comprender que todo ello conlleva un esfuerzo, una ilusión y un trabajo siempre pensando en el beneficio de tu Hermandad, sin querer hacer daño a la misma, y con la voluntad de engrandecer a la Cofradía, para que los hermanos y hermanas podamos sentir un enorme orgullo.

Pero todo ello deberíamos también preguntárnoslo a la inversa, porque cuando dejamos de ocupar estos cargos ¿sabemos dejar paso a los nuevos oficiales que ocuparán “tu” lugar y el de “tus” compañeros en la Sala de Juntas, y con ello en el día a día de la Hermandad? ¿Sabemos reconocer cuando dejamos de tener esta responsabilidad lo que hacen los hermanos que pasan a ocupar ese mismo compromiso?.

Podríamos llegar a pensar que, al dejar de pertenecer a la Junta de Gobierno, los que llegan no saben realizar las cosas como “deberían” o que no se deberían ejecutar proyectos, que a “tus” ojos no son necesarios o sencillamente dañinos para la Hermandad.

De esta forma, unos y otros deberíamos saber ocupar el lugar que nos pertenece en cada momento, dejando trabajar a los que ocupan en cada momento los diversos puestos de responsabilidad en nuestras corporaciones, y no creyéndonos que nosotros haríamos las cosas de mejor forma, proyectos “necesarios” que los que están no saben ver, o que sin “nosotros” la Hermandad desaparecería o tendería a ello. Solo piensa en los años, décadas, siglos… que nuestras Cofradías llevan funcionando, y que los únicos guías de estas son Él y Ella, el Señor y Su Santísima Madre, que sabrán iluminar a las personas que en ese momento presten su esfuerzo para engrandecer a su Hermandad.

Los años y “nosotros” pasamos y Ellos y nuestras hermandades quedarán, para que nuevos hermanos y hermanas sigan ofreciendo su trabajo y sigan encomendándose cada día a “tus” Sagrados Titulares.

Seamos magnánimos con nuestros hermanos, ocupemos nuestro lugar y sepamos dialogar (hablar y escuchar), para que podamos seguir aportando todo lo que podamos para el engrandecimiento de nuestras hermandades y, con ello, de nuestra Iglesia.

Juan Fco. López Escobar
Copyright © 2014 GOLGOTA21