Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS. INMACULADA MISERICORDIA

En el día de hoy se celebra uno de los días más importantes de nuestro calendario litúrgico. Celebramos la Inmaculada Concepción de la Madre del Hijo de Dios. Un día que está perdiendo su importancia, como ocurre con tantas otras celebraciones en la actualidad. Una de las advocaciones más bonitas de la Virgen, con un significado profundísimo, y que ha sido uno de los primeros misterios tratados por los primeros cristianos, no puede pasar como un día más en el calendario. No puede quedarse en el día que cierra el puente (o acueducto, depende del año) de diciembre. No puede quedar en un festivo cualquiera.

En un día como hoy hace diez años, se inauguraba el monumento a la Inmaculada Concepción en el Pradillo. Quizás, la salida de la única Imagen Mariana de una Hermandad Concepcionista pudo ser mejor aprovechada para ahondar en una formación, que echamos de menos desde las instituciones que nos dirigen, y que a veces solo se preocupan de temas meramente burocráticos.

Nos queda de aquella jornada, la fotografía de un paso de palio por las calles de Sanlúcar en una noche fría, en una fecha en la que los cofrades sanluqueños no estábamos acostumbrados a ver pasos recortando su silueta por las esquinas. También, nos queda el recuerdo de un acto sencillo y de un monumento, que a pesar de estar en un lugar que no invita mucho a su contemplación, levanta la admiración de todo el que lo visita.

Digo que solo quedan esos recuerdos, porque los posos que pudieron quedar se han ido desvaneciendo como los restos del café que se vierten por el sumidero de la cocina. Ya no quedan celebraciones, retiros, ni tan siquiera este año, la Vigilia de la Juventud. Oportunidad perdida para que nuestros jóvenes tuviesen un acercamiento al año Santo que ha proclamado nuestro Santo Padre.

En fin, seguiremos manteniendo nuestras tradiciones. Montaremos el belén en el puente de la Inmaculada, saldremos de zambomba y comenzaremos las comilonas pre-navideñas. Mientras, otros, además de eso, seguiremos poniendo en las manos de la Virgen María en su Inmaculada Concepción la protección de nuestras casas y la guía en nuestro quehacer diario en nuestro trabajo. 

Antonio Romero González.
Copyright © 2014 GOLGOTA21