Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS DE GOLGOTA 21

10.01.2016
Estamos en tiempo de pactos. Toda la prensa de distinto espectro geográfico está inundada de comentarios, artículos y desarrollos sobre las conveniencias, necesidades o advertencias de los pactos de diferentes sentidos y órdenes, o viceversa. Desde las vicisitudes de la reolina de pactos en Cataluña, a la imposible ecuación de los acuerdos a nivel nacional, que ya han dejado atrás la pura aritmética, para sumergirse en los entramados del cálculo infinitesimal, cuando no de la misma alquimia. En toda esta amalgama de cuentas que no salen, intereses de todo tipo, ganancias posibles y pérdidas asumidas, nos encontramos sin embargo, en nuestro pequeño mundo cofrade sanluqueño con un pacto que no por inesperado, es menos didáctico. En la Hermandad del Rocío, el nuevo Hermano Mayor Paco Galán, ha llegado a un acuerdo con el candidato no electo Rafael Gálvez para que éste último ocupe un sitio en su Junta de Gobierno, aceptando este último la oferta y tomando posesión ayer mismo junto al resto de los nuevos oficiales. ¿Cómo se ha dado este suceso? ¿Qué salen ganando el uno o el otro? Sin duda se ha pretendido apostar por la estabilidad de la Hermandad, tener en cuenta a la masa social, no pequeña desde luego, que había apostado por la otra candidatura, y sobre todo unir esfuerzos de cara a la consecución de objetivos comunes. Este último aspecto, es donde creo que se sitúa la mayor grandeza de esta solución empleada, en como cada uno ha sabido dar un paso en dirección contraria para encontrarse en un terreno, que aunque para ellos en principio no tuviera un excesivo interés, si que beneficia a la Hermandad de sus amores, que es de lo que se trata ¿no?
Parece que esas confluencias de caminos hacia el bien común sean terreno privado de las cofradías, donde aunque no siempre ocurra, se puede pensar en el colectivo en lugar de en la individualidad, donde la generosidad, la elegancia, la humildad y la legitimidad, pueden llegar a ocupar lugares destacados. La Hermandad del Rocío vuelve a darnos una lección de estilo, buen hacer y sentido práctico, que todos deberíamos de anotar en mayúsculas. Y cuando digo todos, no me refiero solo a los cofrades, sino a toda la sociedad civil y pública. De esta forma, si en esta moda pactista, se habla de pactos a la alemana, a la portuguesa o hasta a la catalana, desde ayer también debemos de hablar de pacto a la rociera. Parece mentira que al final tengan que ser las cofradías las que indiquen el camino al resto de la sociedad. Mira si es así, que hasta los políticos locales quisieron estar presente en la toma de posesión de la nueva Junta de Gobierno para tomar nota de los detalles.


                                                                                      Ricardo F. Monge Hermoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2014 GOLGOTA21