Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS DE GOLGOTA 21

28.02.2016
Estamos inmersos de lleno en el tiempo de los gozos. Innumerables eventos cofrades invaden el calendario, y hasta hemos tenido en la web que diseccionar la agenda, para evitar convertirla en un remedo de una obra de Ken Follet. Cultos, besamanos, presentaciones, conferencias, conciertos, pregones, y sobre todo carteles, nos ponen en el brete de tener que partirnos para poder saciar al menos en parte nuestra ansia insatisfecha de productos cofradieros, ante esta breve Cuaresma que este año toca. Es tiempo de levedad infinita, de exceso y defecto, de brillo y opacidad, pues como antesala de nuestra Semana Mayor, se deben de mezclar lo apolíneo con lo dionisiaco, lo excesivo con lo inalcanzado, la bulla con el silencio, o el negro con el dorado, para alcanzar el imperfecto equilibrio que la Semana Santa supone y seguirá siendo por siempre.

Al cofrade solo le queda dejarse imbuir por el espíritu y por los sentidos, para disfrutar a velocidad de crucero lo que se viene todo el año esperando, hasta que llegue ese ansiado y temido momento en que aparezca la primera Cruz de Guía y el tiempo cambie de sentido, comenzado a correr hacia atrás en una contrarreloj de salidas, carreras oficiales y entradas apenadas. Además, ya se ha anunciado que el próximo Sábado de Pasión tendremos proclamación del Prendimiento como nueva Hermandad, lo que sin duda será motivo de gozo incontestable para los cofrades del Palmar (mi enhorabuena para ellos), y para los demás cofrades sanluqueños, ofreciéndonos nuevos desafíos que tendremos que saber afrontar y mejor aún resolver.

Pero como no hay sol sin luna, brillo sin oscuridad o Cuaresma sin Carnaval, también hemos tenido algunas sombras que emborronan estos gozos deseados, normalmente cuando lo humano desborda en demasía a la parte divina que debe de imperar en las Hermandades. Sin entrar en muchos pequeños detalles de dispar importancia, destaco dos sucesos altamente perturbadores. Por una parte la dimisión del Hermano Mayor del Nazareno, que en bastante mal momento llega y que vuelve a arrojar sombras de profunda crisis en la corporación de la Madrugá, que parece que no termina de encontrar ese camino de antaño. Por otro, la sorprendente destitución de los capataces de la Sed, a breve plazo de su salida procesional y que lleva también al terreno de las sombras a esta nueva Agrupación, en demasiada convulsión desde el verano pasado, y que pone de nuevo la problemática costalera en primera fila de la actualidad.

Al final, supongo que las aguas volverán a su cauce y en Semana Santa se volverá a ese imperfecto equilibrio que supone y que seguirá siendo por siempre, por mucho que nos sigan atacando y queriendo mover de nuestras queridas tradiciones. Ya en Sevilla, se han producido los primeros levantamientos en defensa de nuestra Fe y nuestras costumbres. Tomemos nota, que bien que nos gusta copiar de la capital hispalense todo lo irrelevante, irreverente u hortera. Aprendamos también a apreciar lo importante.



                                                                               Ricardo F. Monge Hermoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2014 GOLGOTA21