Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

NUESTROS MOMENTOS EN ESTA SEMANA SANTA 2016 1/2

Llegó y se marchó. Con las miras puestas en la Cuaresma de 2017, muchos llevaremos toda la semana recordando, saboreando o anhelando ciertos momentos de la pasada Semana Santa.

En Gólgota 21 la hemos vivido con toda la pasión posible y la hemos disfrutado realizando nuestra labor de informar y opinar intentado llevarla a diferentes puntos de la geografía nacional (más de 150 puntos distintos) y con miles de conexiones tanto a web como redes sociales.

Pasados unos días de este intenso trabajo y con más tranquilidad hemos realizado ejercicio de reflexión, el cual queremos compartir.  Cada componente de Gólgota ha elegido sus 5 momentos de la Semana Santa y aquí lo compartiremos en distintas entregas.


Ricardo F. Monge Hermoso

Se fue la Semana Santa, y como no puede ser de otra forma nos dejó instantes mágicos, estampas costumbristas y momentos que quedarán en nuestra retina o en nuestros corazones anidando en ellos. En este año 2016, he tenido a bien rescatar estos 5 momentos o impresiones que para mí han sido dignos de mención  y así poder compartirlos.

- LAS LARGAS FILAS DE NAZARENOS. Es un ímpetu que no cesa, se mantiene e incluso rebrota con brío. Mira que los tiempos no acompañan, que las mismas Hermandades no se lo ponen fácil al nazareno, con horarios imposibles, retrasos intolerables o desesperantes parones, pero ellos no desmayan, siguen ahí e incluso vemos como muchas cofradías engordan su nómina de nazarenos y hemos podido ver cortejos muy nutridos para gloria de Nuestro Señor, su Santísima Madre y de nuestra Semana Santa.

Es para mí la mejor de las noticias, en esta Semana Santa sanlu queña, donde todo parece diseñado para capataces y costaleros, donde el sentido penitencial se iba desplazando por otros elementos mundanos, los nazarenos nos gritan que están aquí, que quieren que se les tenga en cuenta y nos recuerdan que sin ellos, sin su penitencia, todo esto tendría poco o ningún sentido. Gracias a todos ellos.


- EL TRÁNSITO DE LA HERMANDAD DEL PUSILLUS. Da igual cuando o por donde, pero el nivel que está adquiriendo la Hermandad del Pusillus Grex, no deja a nadie indiferente, y se ha plantado por derecho propio como cofradía señera y de empaque, donde la compostura de su cortejo, la simbología y sentido religioso de la cofradía, el elegante andar de su paso, o el clasicismo de su acompañamiento musical, la envuelven en un halo de auténtico misticismo y hacen imprescindible su detallada contemplación para cualquier amante de la Semana Santa. Para muchos de los que critican a las nuevas corporaciones cofrades y su dudosa aportación a nuestra Semana Santa, ahí queda un ejemplo de Hermandad joven y haciendo las cosas, muy poco a poco, con mucho sentido y muy bien hechas. Todo un caudal de esperanza para el futuro inmediato de nuestras cofradías.

- LA HERMANDAD DE LOS DOLORES EN CALLE CARMEN VIEJO. Se ha convertido en un momento ineludible de nuestra Semana Santa, donde actualmente cada vez se dan cita más cofrades. Momentos mágicos de esta magnífica cofradía que cada año va también a más, y que abraza de manera decidida un estilo elegante y clásico, que toma su máxima expresión en esta calle, donde la belleza de imágenes y enseres, se entremezclan con el trabajo de las cuadrillas y el sonido de las escogidas marchas que se interpretan en estos momentos. Acierto la Banda de la Victoria de León tras el Cristo de las Misericordias, que deslumbró, y muy emotiva la saeta de José Carloto, mostrando que el arte no tiene que estar reñido con la corrección y el saber estar delas cofradías.

- LA HERMANDAD DEL SILENCIO POR LA CAVA DEL CASTILLO. Un momento un poco especial y fuera de lo que estila en el mundo cofrade. En una Semana Santa como la nuestra llena de estridencias, excesos y efectismos, es todo un soplo de pureza esta Hermandad por esta parte de su recorrido, con poca gente pues el público está más en el bullicio de las otras cofradías del día a esa hora. Todo un canto penitencial, de líneas maestras bien construidas, cuidado de los detalles y ese silencio que invade y te lleva a otro tiempo, a otra realidad, a otra Semana Santa. Un oasis de máxima solemnidad y autenticidad fuera del Viernes Santo, que es la jornada (en sus dos partes) donde se han recluido hoy día estas facetas.

- LA SALIDA DEL CONSUELO. Aunque peque de falta de objetividad, no puedo de dejar de mencionar la salida del Señor del Consuelo en este año, pues también a mi modesto entender se han conjugado todos los factores estéticos necesarios para subir a los cielos cofradieros. Nadie podrá negar que se ha ganado muchísimo con ese golpe de solemnidad que se le ha dado a la salida del paso de misterio, digna del crecimiento cofrade y el sentido iconográfico que tiene el Nazareno de la calle San Juan. Sencillamente impresionante, y buena prueba de que esta Hermandad gana muchos enteros en argumentos de clasicismo y  austeridad, y que corre prisa de trasladarlos al resto de la cofradía para que sea un todo coherente.

Estas han sido mis impresiones, en la medida de lo que entiendo por Semana Santa, sus formas y sensaciones. Habrá sin duda muchos más, unos de excelencia y otros no tanto, pero todo ello
forma parte de nuestro mundo cofrade. Nuestra pasión.


Antonio Romero González.


Cuando no hace ni una Semana que las puertas de San Francisco se han cerrado, y con la perspectiva que da un tiempo prudencial desde la última salida procesional de nuestra ciudad, me atrevo a destacar los momentos que para mi han significado algo especial, en el sentido más amplio.

El primer momento que destaco es la primera salida como hermandad, de la que hasta este Sábado de Pasión era la Agrupación del Prendimiento. Lo destaco desde el punto de vista cuantitativo, y también desde el punto de vista cualitativo. Es otro momento más para la historia reciente de nuestra Semana Santa. Con esta nueva Hermandad, de la que aún no sabemos el día que se le asignará para su Estación de Penitencia, somos ya dieciséis Hermandades de Penitencia en Sanlúcar. Lo que si parece casi una certeza es que ya tendremos más de dos días con tres cofradías en la calle. 

Otro momento que destacaría es el cambio que se ha producido en la Hermandad de la Humildad y Paciencia. Cambio en la forma de carga del paso del Señor de la Cañita, desapareciendo uno de los últimos pasos a cincho de nuestra ciudad, y dejando solo ya a los pasos de Vera Cruz como últimos herederos de esta tradición sanluqueña. Y también por la introducción del acompañamiento musical tras el mismo paso. Este cambio, no se si será para mejor o peor, eso no me toca juzgarlo a mi, es cosa de sus hermanos, pero si que esta situación hace que en nuestra ciudad no salga un paso en silencio hasta el Jueves Santo a las diez de la noche. Hecho a tener en cuenta…

Un punto interesante que también me gustaría destacar es la composición de los cortejos de nazarenos de nuestras cofradías. Este año he visto un crecimiento generalizado en los mismos. Quizás destacables los crecimientos en la Hermandad del Consuelo, Angustias y Resucitado. Mantenimiento en los cortejos más elevados, como la Esperanza, Cautivo, Estudiantes, etc., eso en lo que a cantidad se refiere. También me gustaría destacar la seriedad de los mimos en las Hermandades del Pusillus y Silencio. Y como mención especial, me gustaría nombrar el esfuerzo que hacen los jóvenes nazarenos, la mayoría niños, de la Hermandad de la Cena, que llegan a las dos de la tarde a la Iglesia y no regresan a la misma hasta doce horas después. Todo un alarde de compromiso, que seguro que en años venideros irá cuajando en mayor y mejor compostura.

Del paso de las cofradías por las calles de nuestra ciudad me podría quedar con muchos puntos. Me ha gustado mucho este año los pasos de la Hermandad de los Dolores. Me ha gustado mucho el caminar del Señor del Consuelo y el del Señor de la Madrugá. Pero dentro de este momento me quedo con dos retazos. El paso de la Virgen de las Angustias por la calle Trillo y una bajada lenta, casi flotando de la Cuesta de Belén con la marcha Cuenta lo que fuimos. El otro destello con el que me quedo es el momento vivido con la Hermandad de la Vera Cruz, en las calles Caballeros y Caridad, calles en las que no suelen esperarla mucho público porque ya se agolpan en el Arco de Rota. 

Este año el que no se cambiase la hora hizo que discurriese por esas calles ya a oscuras, y ver la Imponente silueta del Señor entre los cuatro hachones y con música de capilla, y después a la Virgen de la Soledad con toda su candelería encendida con sones muy clásicos, me erizó la piel.

Por último, la desagradable jornada del Domingo de Ramos nos hacía presagiar una Semana Santa llena de sobresaltos. Pero afortunadamente no fue así. Como algunas personas me dijeron durante la Semana Santa, si no hay Domingo de Ramos, parece que no ha empezado la Semana Santa.

Estos son los momentos que me han marcado más este año. Posiblemente alguno se quede en el tintero. Algunos porque no los he vivido en primera persona, y otros porque para mi no merecen ser destacados en un resumen de lo acontecido en una Semana Santa.

VER ENTREGA 2/2



Copyright © 2014 GOLGOTA21