Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

TIEMPO DE GLORIAS



Ya van quedando atrás los días de la Semana Santa, que este año al ser tan temprana se han anticipado a la entrada real del tiempo primaveral y ha hecho que la sensación de nostalgia haya sido más acentuada. Las distintas corporaciones cofrades, ha estado llenando estos días de Pascua con distintos eventos de índole conmemorativo y culinario, permitiendo la recreación de los momentos vividos y la exaltación de las virtudes propias, dejando como de costumbre la autocrítica en el olvido. La romería del Rocío se anticipa impaciente y deja una impresión de lejanía de lo cofrade un tanto extraña, las cofradías vienen a existir en un tiempo diferente, en una atemporalidad de siglos donde lo pasado es vigente, lo actual es divergente y lo futuro siempre expectante. Por eso, la variación en un tiempo ya de por si alterado, produce una nebulosa de lapsos y espacios perennes, como si en un momento estuviésemos aquí, y en el siguiente instante en los mismos días de la Semana Mayor, siempre habitante en ese ínterin mágico.


Todas estas metafísicas cuestiones, parece que nos hacen pasar un poco desapercibidas o al menos mirar en la distancia el tiempo procesional se nos avecina. Las procesiones de Gloria, con la Divina Pastora de las Almas a la cabeza aparecen a la vuelta de la esquina para dejarnos este tiempo que cada año crece en calidad y exquisitez, siendo motivo de regocijo para los cofrades de esta tierra. 

Da un poco la impresión que las Cofradías de Penitencia, se hayan muchas veces demasiado preocupadas por cuestiones numéricas y por actuar de cara a la galería, extremadamente inmersas en sus propias contradicciones, y dejan demasiado de lado lo espiritual o sencillamente lo espontáneo. Porque la religiosidad es también improvisación e ingenuidad, dar lo que tenemos dentro, sin tanto pensar en buscar aplausos, palmadas en la espalda, u oles copiados de Canal Sur. Es ser nosotros mismos, y las Glorias tienen un mucho de ese carácter y espero que así siga siendo y no pierdan esa inocencia cofradiera, para que los cofrades que buscamos la verdad en esto, sigamos disfrutando de su contemplación.
Ya están aquí, de forma sinuosa, sin hacer ruido al llegar pero dejando su sello al pasar. Pastora, Rocío, San Antonio, los Cármenes, Angeles, nuestra excelsa Patrona, Divina Caridad, San Lucas nuestro patrón, Santa Angela, Santa Rita, o la sublime Medalla Milagrosa, más el Corpus en sus distintas versiones, y el distinto santoral que le acompaña, más alguna salida o efeméride que acontezca, o alguna extraordinaria que se encaje por el año de la Misericordia. En definitiva una importante hornada que nos acredita que nuestras hermandades y corporaciones están vivas y llenas de fuerza. 

Llega el tiempo de las Glorias, es tiempo de cofradías.




                                       Ricardo F. Monge Hermoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2014 GOLGOTA21