Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS DE GOLGOTA21. LA LLEGADA DE UN MES DE AGOSTO

En Sanlúcar de Barrameda, donde el Guadalquivir viene a morir y entregarse a la inmensidad del Atlántico, donde el poniente nos llena del mágico olor a salitre, donde nos asomamos a las puertas del “pulmón” de España que es Doñana, donde la conjunción de la manzanilla y el langostino se hace verdadero sabor de este lugar en el que Dios quiso crear el lugar más parecido al mismísimo Paraiso…todo se va sintiendo distinto.

El frescor de sus mañanas, las suaves brisas de poniente, el comienzo del olor de la fragancia del nardo, los reencuentros con esos sanluqueños y foráneos que vuelven a nuestra ciudad por estas fechas,…todo va anunciando que se acercan los días grandes de este lugar donde reina la mayor Soberana de nuestros corazones sanluqueños, la Santísima Virgen de la Caridad.

Poco a poco se van asomando a los escaparates, de los comercios, los carteles que anuncian la cercanía de sus fiestas, en este año que viviremos con la misma ilusión que cada año, y que nos volverá a llenar de alegría, fuerzas y pasión hasta que nos volvamos a llenar de su presencia, por nuestras calles, el próximo año…pero mucho nos queda por vivir aún en estos días que nos separan del Día de la Virgen.

Hoy mismo, mi amigo “Selu” pondrá toda su pasión, su amor, su fe y sus sentimientos para, desde el ambón del altar mayor de Su Basílica, pregonar la grandeza suprema de Nuestra Patrona Excelsa y Alcaldesa Perpetua, Nuestra Señora de la Caridad Coronada. Minutos en los que tendrá el privilegio de tenerla para él solo, y poder hablarle con todo lo que tiene guardado su corazón. Minutos mágicos que se irán “volando”, a pesar de intentar que estos sean eternos. No hay nada más maravilloso y que llene más la vida de un sanluqueño y devoto de la Caridad, que poder tener el privilegio de vivir esos instantes en que puedas hablarle de cerca con el amor que inunda todo tu interior. Adelante amigo, hoy es ese día que quedará marcado en rojo en el calendario de tu vida, saborea cada instante. Seguro estoy que tu prosa y tu verso serán de la majestuosidad que merece Nuestra Madre.

Y cuando José Luis haya pronunciado la última palabra de su pregón y haya cerrado las pastas que alberguen la oración que con sus palabras le haya dirigido a la Santísima Virgen, el reloj de la ciudad comenzará a funcionar de una forma inexorable.

En apenas unos días, volveremos a tenerla de cerca en su Besamanos, donde nuestras podremos sentirla más de cerca. Se agolparán las palabras en nuestras oraciones y nuestras miradas se volverán a enturbiar, un año más, cuando nuestras lágrimas broten, al llenarnos de la grandeza de esa Imagen “pequeñita” y recordar…tantas cosas.

Llegará la celebración del aniversario de la elevación de Su Santuario a Basílica y, en pocos días, se volverán a convertir nuestras calles en ríos de gente que peregrinan hacia Su casa, para volver a la vivir cada día de Su Novena. Allí volveremos, como cada año, y donde los que comenzaron a ir de la mano de sus madres y padres serán ahora los que lleven a sus hijos, para continuar la tradición familiar y que, así, perdure en el tiempo el amor por la Virgen de la Caridad.

Una Novena que volverá a llenar Su Basílica, de nuevo, tres veces cada uno de esos días y donde viviremos la recepción de medallas de los nuevos hermanos, algunos en brazos de sus padres, que los presentarán ante la Madre de Dios.

Y así irán consumiéndose los días, y cuando nos vengamos a dar cuenta estaremos yendo hacia su altar a ofrendar los nardos que la acompañarán en la tarde del 15 de agosto, entre una “marea” de hijos que quieren hacerle llegar su amor a través de la ofrenda de sus flores.

Tras ello, el tradicional Rosario de la Aurora del día 14 que volverá a recorrer las calles del Barrio Alto, haciendo visible el verdadero amor que tiene Sanlúcar por su Patrona. Por la noche, tras la Misa de Enfermos e Impedidos, veremos como los más pequeños comenzarán con sus cubos a recoger la sal y a llenar, con ella, de color la Plaza de la Paz y la calle Ancha, para que más tarde sean los mayores los que terminen de elaborar esa alfombra por la que el día siguiente.

Y llegará el 15 de agosto, el Día de la Virgen, en el que seguro estoy que Pepe Hermoso podrá estar junto a Ella, de nuevo. 15 de agosto en el que ya no podrán verse las bizcotelas de casa Pozo, para ser entregadas junto a los ramos de nardos, a modo de regalos, a las mujeres que llevan por nombre el de nuestra Patrona, Caridad, como antesala de ese día grande de Sanlúcar y los sanluqueños.

Un día en el que tras la función principal de la mañana, hará que pasen las horas casi sin darnos cuenta, y nos traslade a las ocho de la tarde cuando la Virgen comience a descender de este altar que la cobija durante trescientos sesenta y cuatro días, cuando la banda acompañe el son de la cuadrilla, y un pueblo lleno de fe reciba entre aplausos a su Madre.

"...Caridad del corazón
Caridad nuestra Alcaldesa
Caridad de los que sufren
Caridad de mis promesas
Caridad Señora y Madre
Caridad Patrona Nuestra
Caridad sol de los días
Caridad luz en tinieblas
Caridad, tu Caridad
Mi Caridad Sanluqueña"

Juan Fco. López Escobar.
Copyright © 2014 GOLGOTA21