Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

EL PASADO DOMINGO SE ABRIÓ EL CICLO DE CONCIERTOS DEL 575 ANIVERSARIO DE LA SANTA CARIDAD

Formado por 16 voces masculinas, el coro de hombres Gizonok ofreció un espléndido concierto en la iglesia de los Desamparados de la hermandad de la Santa Caridad de Sanlúcar. Dirigidos por el músico Imanol Erkizia, interpretaron música polifónica que inundó el templo en una interpretación exquisita y conjuntada. El éxito del concierto estuvo también acompañado de más de un centenar de personas que llenaron la iglesia y que disfrutaron con las voces de Gizonok, aplaudiendo y celebrando las obras interpretadas.

El programa presentado por Gizonok, que en la noche anterior habían actuado en Sevilla, estuvo dividido en dos partes. Abrió el concierto Agur María, una composición que su director dedicó a la Virgen de los Desamparados que preside el templo. Interpretaron varias piezas religiosas, en latín y otra de la iglesia ortodoxa, así como un espiritual negro. Las voces de este coro de hombre, típico en la tradición coral navarra, bordó las piezas conectando a la perfección con el público. En la segunda parte, varias composiciones de diversas épocas y estilos, algunas de compositores vascos y navarros, conformaron un programa de gran interés. Terminaba el concierto con Navarra mía de Raimundo Lanas y arreglos de Juan Antonio Huarte Azparren, seguida con emoción por los asistentes entre los que se encontraban algunos navarros residentes en Sanlúcar.

Tal fue el aplauso que ofreció el público al terminar el programa previsto que el director, agradeciendo al público asistente esta ovación, presentó una obra que el coro pamplonés ofrecía como estreno mundial. Este primer bis fue una obra compuesta por uno de los miembros del coro, con letra de G.A. Bécquer y montado para su estreno en Sanlúcar, recibiendo una calurosa y sentida ovación. Un nuevo bis volvió a sorprender pues el coro interpretó, también a capela como todo el concierto, el himno de Andalucía con todo el público puesto en pie.

Al finalizar el acto, el hermano mayor, Antonio Romero, entregaba un recuerdo al coro Gizonok de Pamplona agradeciendo a las personas e instituciones su trabajo para traer esta agrupación coral a Sanlúcar. Correspondiendo a este gesto, Imanol Erkizia, en nombre del coro, entregaba al anfitrión un pañuelo alusivo a San Fermín y a Pamplona, con el escudo de Navarra.

El concierto comenzaba poco después de las 12 de la mañana y sirvió para abrir un ciclo que continuará en los próximos meses y con el que la hermandad de la Santa Caridad celebra su 575º aniversario fundacional. Una efeméride que quiere servir también para poner de manifiesto la singularidad de esta institución sanluqueña no solo dedicada a mantener el sello con el que se creó en el siglo XV. Con actividades como este ciclo de conciertos o el de conferencias que ha venido desarrollando este año, la institución pretende ofrecer a la ciudad un aspecto fundamental añadido al que le dio origen. Y así propone estas actividades culturales vinculadas al mantenimiento y difusión de un espacio de tanto valor artístico como es su sede en el histórico templo de la plaza de San Roque.
Copyright © 2014 GOLGOTA21