Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

DOS DÍAS... O 36 CARTELES


Con la llegada de la tan esperada Cuaresma y entre los ya habituales debates de si pintura o fotografía, con monumento o sin él y si gratis o pagado, llegan los carteles anunciadores de la semana más ansiada del año para todos los cofrades sanluqueños. El Jarrillo abrió la veda y tras él llegó el oficial. Se conocieron como carteles mil y una imágenes, algunas de muy baja calidad pero a las que se les daba cierta credibilidad, y finalmente el paso del Resucitado dejando atrás San Francisco tenía el honor de anunciar nuestra Semana grande en Fitur y en los diferentes foros promocionales y turísticos. ¿Primó que apareciera un monumento? ¿Se quería dedicar a una Hermandad que nunca antes tuvo esta oportunidad? Tras ellos aparecieron distintos carteles, entre ellos el del Via+Crucis, El Penitente, La Soberana, Cirineo, Huerto, Hosanna, Madrugá Nazarena, Pusillus o el del 425 aniversario del Santísimo Cristo de los Milagros, una pintura del artista sanluqueño Alberto Prats que ha gustado bastante por su ejecución y belleza. Siendo el gusto algo muy subjetivo, Prats se está convirtiendo en una apuesta segura para encomendarle la tarea de realizar un cartel anunciador cofrade.


Tertulias, Hermandades, Agrupaciones y por supuesto, Consejo de Hermandades se reparten los diferentes fines de semana previos al Domingo de Ramos para llevar a cabo las presentaciones de sus respectivos carteles. La primera de ellas trajo cierta polémica tras analizar las palabras que dedicó el presidente del Consejo, D. Antonio Rodríguez en nuestro Camino del Gólgota. La señera asociación el Jarrillo de Lata tomó la decisión de presentar como cartel una fotografía de nuestro amigo Pepe Jiménez un día antes que el cartel oficial de nuestra Semana Santa.

No obstante, aquí lo importante para nosotros es la obra y una vez más Pepe cumplía las expectativas apostando por una imagen muy diferente del Resucitado. Un blanco y negro de “chapó” que el autor domina a la perfección.

Lo único claro a mi entender, es que un cartel de esta relevancia tiene que cumplir unos requisitos mínimos indiferentemente de la técnica empleada. Las obras deben de tener el objetivo de levantar sentimientos, hacer reflexionar, resaltar la belleza del momento… en definitiva, llegar al ciudadano sin quedarse en mera información baladí. Y por supuesto, una decisión de esta importancia debe de tener toda la atención que merece por parte de nuestro Consejo debiendo ser los encargados de elegir dicho cartel acompañados de expertos en la materia si así lo necesitan, pero nunca saliendo de dicho Consejo. Hay muchos ejemplos en ciudades cercanas de como hacerlo bien como para perder el tiempo en inventar nuevos métodos.

Repasando todas las presentaciones algo es indudable, hay una cantidad de carteles muy considerable. Se hace difícil enumerarlos. Los numerosos aficionados a la fotografía que existen o la ventana que ofrecen las redes sociales donde vemos 1001 fotos cofrades al día pueden ser algunos de los motivos que hacen añorar esa espera para conocer un cartel de Semana Santa y posteriormente pasar por el escaparate del estudio de Paco Muñoz para disfrutar de esa fotografía con todo lujo de detalles.


Entre todos los presentados y por presentar, una vez más quedarán para el recuerdo aquellas estampas que conquistaron nuestros sentimientos, nos transportaron a ese momento de Domingo de Ramos donde las nubes amenazaban las ilusiones de una gran jornada o simplemente se ganaron ese recuerdo por su gran calidad artística. Los restantes servirán para debatir si podían ser más o menos bellos, para mostrarnos que es un tema que merece más dedicación y menos moda u otras muchas cuestiones de barra de bar o muros de “caralibro”… pero por encima de todo disfruten de la Cuaresma pues apenas son dos días… o 36 presentaciones de carteles si caen en fin de semana.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2014 GOLGOTA21