Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS. AYER FUE MIÉRCOLES DE CENIZA.

Por si no lo saben, ayer fue Miércoles de Ceniza. Que obviedad, ¿verdad? Puede parecer redundante, reiterativo e incluso pesado, pero para nada lo es. Esta fecha está señalada en rojo en el calendario de todos los cristianos, o al menos debería de estarlo, pero parece que la cobertura mediática que merece esta fecha no tiene la misma importancia para los programadores televisivos, los redactores de noticias, o los columnistas de opinión en prensa escrita que para nosotros.

No es cuestión baladí lo que estoy comentando. Desde hace ya muchos años los cristianos estamos sufriendo una especie de marginación en los medios de comunicación en la que solo se dan noticias de manera sesgada o interesada. No es un hecho de unos días. Un movimiento así no surge de la noche a la mañana para dar sus frutos de manera tan rápida. No sé si será una operación orquestada desde algún lobby de poder, pero tampoco me quita el sueño, lo que sí es cierto es que nuestra Religión y nuestras celebraciones solo salen por hechos escandalosos o desde el punto de vista festivo y folklórico.

Así hoy en día, en una sociedad que se llama a sí misma igualitaria frente hacia cualquier tipo de ideología política o religiosa, nos encontramos con una cobertura casi especial para cualquier tipo de celebración de todas las religiones practicadas en nuestro país o que se practiquen en cualquier parte del mundo. Sabemos cuando comienza el Ramadán, cuando es la fiesta del sacrificio, el año nuevo chino, o cualquier fiesta de religiones como las budistas, hinduistas, etc. pero sin embargo, cuesta mucho trabajo nombrar las fiestas católicas en cualquiera de estos medios de comunicación. Si en estos días se ha nombrado el Miércoles de Ceniza en alguna televisión o radio, habrá sido haciendo referencia al martes de carnaval y a “Doña Cuaresma”. A partir del Domingo de Ramos ya es otra cosa. Ya se “activa el turismo y la economía” y se habla de los desfiles procesionales y de los sentimientos de los cofrades y del motor económico que es para las ciudades, pero, de lo que significa para nosotros, ¿qué?

Quizás la culpa sea nuestra. Nos avergüenza decir que somos cristianos, que creemos en Dios y en su Hijo. Somos cristianos a tiempo parcial. No hacemos obras de misericordia ni de caridad, hacemos obras sociales, porque es más cool, y así no nos relacionan con esa parte de nuestra vida que es la Iglesia. Somos creyentes con la boca pequeña, de los que decimos que vamos a misa de vez en cuando pero que no escuchamos al cura…de los de creo en mi Dios y no en lo que me digan cuatro obispos. Somos creyentes de los que no se les remueven las entrañas al ver una apología al disparate como el que se ha visto en el carnaval canario, o se vio hace unos años en nuestra ciudad atacando a una Imagen como la Nuestro Padre Jesús Cautivo. ¿Alguien cree que si se le hubiera hecho eso a otra religión, sus practicantes lo hubiesen permitido? ¿Acaso no hubiesen salido políticos y “sociedad civil” a defender el derecho de libertad religiosa? ¿Por qué con nosotros no? Si sales y defiendes que te has sentido ofendido eres un retrógrado, un intransigente, o peor aún, ya te tachan directamente de homófobo o cualquier cosa peor. Es cierto que a veces los que tienen que ser nuestras voces no parecen que estén bañados por la gracia del Espíritu Santo, con declaraciones salidas de tono o no acordes con la moral o la idea que queremos transmitir, pero eso no es motivo para tratarnos de manera discriminatoria. No digo con todo esto que queramos un trato mejor que a los demás, simplemente para todos el mismo, como me han dicho siempre “lo que es igual para todos, no es ventaja para nadie”. Y más aún, cuando en nuestro país, la mayoría de la población se confiesa católica.

Lo dicho. Por si no lo sabían, ayer fue Miércoles de Ceniza, y empezamos nuestra particular preparación para la Semana en la que cada año celebramos la redención del mundo por el Sacrificio de nuestro Redentor. Como dijo uno de nuestros Párrocos, “comienza la Cuaresma, que significa Camino hacia la Pascua”, nuestra Pascua de Resurrección.

Antonio Romero González
Copyright © 2014 GOLGOTA21