Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS. UNA DE PIRATAS.

El año pasado, un buen amigo me envió un mensaje por “guasá” y también vía correo electrónico hablando de un tema que cada vez está más de actualidad en nuestra localidad. No es un tema nuevo en la Semana Santa de Andalucía, y como es habitual, en nuestra querida Sanlúcar no hemos tardado mucho en copiar lo que no está tan bien, y sigue costándonos más, copiar lo que si se hace bien en otro lugares.

Como se habrá deducido por el título, el tema del que estoy hablando es el de las “Hermandades Piratas”. Han surgido al amparo de no sé qué idea ni argumentario. Basados en una incongruencia, y en una falta de formación que se ve a leguas, ciertas personas aprovechan estos tiempos de modernidad en los que todo vale. Vale crear su cortijo particular, con las reglas que a ellos les interesa y que a ellos les viene bien. Ojo, que no digo que no hagan buenas obras, que algunas hacen y de cierto calado, pero no olvidemos, que si queremos “jugar a esto de las Hermandades”, este juego tiene unas normas, y que son para todos iguales, y que estas normas, permiten un cierto margen de maniobra para poder adecuarse a lo que más se adapte a la idea de corporación que se tenga en mente. Es como querer jugar al baloncesto con las reglas del balonmano, y además, si no voy ganando me llevo la pelota…

Pero he retomado este tema en la presente cuaresma porque he visto un anuncio por redes sociales, en el que se convoca al pueblo de Sanlúcar a una salida para la semana de Pasión de dos réplicas de dos imágenes, hechas por jóvenes sanluqueños. Dos réplicas de dos Imágenes de mucha devoción de nuestra ciudad. Además, para la salida cuentan con el acompañamiento musical de una banda de nuestra tierra. También, hace unos meses, se produjo la salida de otra Imagen, en la Advocación de la Candelaria, creo recordar, en la que también hubo acompañamiento musical.

Lo preocupante de este tema no es que se produzcan estas salidas, y con imágenes cada vez más conseguidas. Todos de pequeños hemos jugado a sacar pasitos, generalmente después de Semana Santa y con una radio con una cinta con marchas grabadas, pero es normal que se evolucione en cierto modo en esto también. Lo preocupante para mi es que son grupos de jóvenes, que pueden llegar a ser buenos cofrades, que generalmente suelen formar parte de alguna Hermandad, y que puede que en un futuro lleguen a formar parte de esas “hermandades piratas” de las que venimos hablando.

Pero sigo con mi preocupación. Para que esto ocurra, ¿Qué es lo que estamos haciendo mal desde las Hermandades y desde el estamento que tiene que velar por los Cofrades? ¿Qué es lo que está faltando en nuestras Hermandades, para que jóvenes con inquietudes salgan a buscar fuera lo que no tienen dentro de las mismas?

Quizás sea el momento de replantearnos el modelo de todo esto en lo que estamos enfrascados. Un vuelta a los orígenes en ciertas cosas, una adaptación a los tiempos en otras, y por supuesto, formación. Pero formación en todos los aspectos. No solo cofrade. No solo catequética. En las Hermandades tenemos que pensar en algo más para los jóvenes que en el grupo joven, en los días de priostía para niños, o en las misas de la juventud. Tenemos que hacer atractivas nuestras corporaciones. Hacerlas accesibles y llamativas para los jóvenes del siglo XXI, que van a ser los herederos de todo lo que se ha ido construyendo durante siglos. Tenemos que saber que quieren para que no tengan que buscar fuera lo que puede ser que tengan dentro.



Antonio Romero González
Copyright © 2014 GOLGOTA21