Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

SANLÚCAR EN SU CORAZÓN Y EN SUS SIENES

Hoy 15 de septiembre, se cumplen diez años de la imposición de la Medalla de Oro de la Muy Noble y Leal Ciudad de Sanlúcar de Barrameda a Nuestra Amada Titular, Nuestra Señora de los Dolores, en el trascurso de la Solemne Función que se celebro de manera extraordinaria por el 275 aniversario fundacional en la Parroquia de Ntra. Sra. del Carmen. Y como no, treinta y cinco años de aquel inolvidable 250 aniversario de la Hermandad. Día en el que se le impuso a Nuestra Señora de los Dolores una nueva corona en plata de ley sobredorada, ofrenda del pueblo de Sanlúcar, pues fueron multitud los hermanos y devotos los que entregaron la plata y el oro para su realización.

El 25 de Julio de 2007, la señora Alcaldesa y los concejales que entonces regían los destinos municipales, estudiaron la solicitud y aprobaron la dicha, siendo conscientes de la importancia de esta concesión y la devoción que está muy Noble y Leal Ciudad de Sanlúcar de Barrameda profesa a Nuestra Señora de los Dolores durante tantísimos años. Dicha Medalla venía a corroborar la historia y la devoción de tantísimos sanluqueños y sanluqueñas como foráneos a Nuestra Señora de los Dolores, quienes en multitud de ocasiones acudieron y acuden pidiendo su protección y auxilio.

El 15 de septiembre de 2007 con motivo del 275 Aniversario Fundacional de la Hermandad, se le prende del corazón traspasado de nuestra bendita y amada Titular, el oro de todo un pueblo que con ello quiere testimoniar de alguna manera, el cariño y la veneración que miles de sanluqueños le tienen a esta Imagen dolorosa de la Madre de Dios. Imagen entrañable, sencilla ante la que nadie puede sentir rechazo sobre su acogedora y maternal mirada. Todos, en alguna ocasión hemos vuelto nuestras mirada hacia ella y hemos sentido su protección y auxilio. Desde aquel día se prende de su corazón la Medalla de Oro de Sanlúcar de Barrameda, expresando el sentir de sus hijos y agradeciendo los cuidados y pidiendo que siga siempre amparando y protegiendo a su pueblo.

De esta manera, también se cumplen diez años en el que tuvieron a bien rotular con el nombre Trascuesta Nuestra Señora de los Dolores a una de las calles aledañas a nuestra sede canoníca. Del mismo modo para conmemorar dichos acontecimiento se colocó y se bendijo un altar cerámico en la Plaza de Abastos, donde comienza o acaba la Trascuesta Nuestra Señora de los Dolores, un retablo cerámico con la Imagen de Nuestra Titular realizado por D. Joaquín Soriano que perpetuara un hecho histórico en la historia local y que es y será lugar de oración para todos los comerciantes de su Plaza de Abastos. De esta manera estrechan aun mas sus lazos de unión, pues fueron estos los que refundaron y dieron el auge a lo que es hoy en día nuestra Antigua y Venerable Hermandad, así como no se entiende la Plaza sin Dolores ni Dolores sin su Plaza.

Treinta y cinco años han pasado desde que nuestra Hermandad se encontraba celebrando solemnemente el 250 aniversario de su fundación, y tal día como hoy se celebró el acto central del mismo.

Dicho acto central tuvo lugar el día 15 de septiembre de 1982, un miércoles de septiembre que tuvo tintes de Miércoles Santo, pues no se recuerda en la Hermandad tantas personas en cualquier otra celebración. La gente abarrotaba la Iglesia de la Santísima Trinidad y la plaza del mismo nombre quedó también abarrotada de público, como si de un Miércoles Santo se tratara.
Fue una Eucaristía solemnísima, en la que se impuso a Nuestra Señora de los Dolores una nueva corona en plata de ley sobredorada, ofrenda del pueblo de Sanlúcar, pues fueron multitud los hermanos y devotos los que entregaron la plata y el oro para su realización.
La Virgen estaba sin corona en su paso de palio, que se montó en el presbiterio de la Iglesia de la Santísima Trinidad, magníficamente exornado con nardos. Por lo tanto la celebración contenía todos los ingredientes de una coronación canónica de las que se celebraban en esa época. Recordemos que en esos años solamente estaban coronadas dos dolorosas en Sevilla, la Virgen de la Amargura, en 1954 y la Esperanza Macarena en 1964.

La corona le fue impuesta a la Virgen por D. José Luis Repetto y por el Hermano Mayor de la Hermandad, D. Juan Ortega Llanera, que subieron al paso para culminar un sueño, forjado durante mucho tiempo en el seno de la Hermandad.

Diez y treinta y cinco años que lleva Nuestra Señora, Madre y Reina de los Dolores a Sanlúcar en su corazón y en su sienes, Ella que es Reina, Protectora y Refugio como siempre ha sido, pero desde estos acontecimientos de manera especial.

La Hermandad de los Dolores.
Copyright © 2014 GOLGOTA21