Título
Faltan días para el Domingo de Ramos

¿OBLIGACIÓN?


Pese a mi juventud y mi corta experiencia, como persona y como cofrade, y sabiendo aun el camino que me queda, surgen en mi inquietudes y pensamientos. Hace tiempo que vengo dándome cuenta de un asunto que me genera cierta duda respecto a nuestro mundo cofrade. En estos meses, he tenido la posibilidad de asistir a varios actos cuaresmales de nuestras hermandades, como son conferencias, y lo más importante para todo hermano; Los cultos que realizamos, finalizando con la habitual función principal de instituto, que es incluso más importante, que el propio día de estación de penitencia de la cofradía. He podido comprobar, que la asistencia de hermanos es mínima, pero posteriormente, ocurre lo de siempre; "Mi Cristo ni tocarlo", Pero, claro, esa es la fiebre que entra los días que preceden a la Semana Mayor. Luego, llegan las famosas fotos que están de moda en estos momentos en nuestras redes sociales. Fotos vestidos de costalero mirando a la nada, al igual que personas vestidas de nazareno posando antes de realizar su estación de penitencia, sin su antifaz y dejando al descubierto su rostro, como si de un disfraz de carnaval se tratara. Y es que para eso, en la mayoría de los casos, son las redes sociales, para aparentar algo. Pero la realidad es totalmente distinta. ¿A que vamos?, ¿a realizar un momento de meditación, en rotundo anonimato, o a participar en las cabalgatas? A día de hoy no le encuentro respuesta a ello.

He aquí donde surge mi duda... Si tanto veneramos a nuestra hermandad publicando imágenes, ¿por qué no asistimos a los cultos y actos de nuestra hermandad?. Creo que es una respuesta que muy pocos sabrían contestar.

Mi reducida destreza como amante de las cofradías y del patrimonio de nuestra ciudad, me ha hecho valorar bastante el preciado ajuar que conservamos, y he de decir que muchas de nuestras hermandades, son integros museos de reliquias vivas a través de los siglos, que  porsupuesto hay que mantener para la prosperidad. Pero, lo más importante es que esto se sostiene por personas, si ahondamos más, por hermanos, y si no asistimos a los actos; ¿Que deparará de la hermandad? Nos tenemos que enterar de un vez, que hermandad somos todos, no los "trajeados con la medalla dorada de la primera fila", " menganita que es la camarista de tal"... Y es algo bastante triste, que veamos una capilla de escasas dimensiones y que el número de personas lleguen a mitad de los bancos.

Por otra parte, soy alguien que respeta las nuevas formaciones que están convirtiendose en hermandades a lo largo de los años, porque muchas tienen una formación digna de apreciar y por la evangelización que aportan a sus respectivos barrios, acto, que estimo mucho. Pero, como bien he dicho antes, hay un amplio y rico patrimonio en nuestras antiquísimas coorporaciones, y con una extensa historia detrás, y a esas hermandades, no le damos la importancia y valor que requieren, refiriendome en este caso a los cultos, llegando a extremos angustiosos. Sería una pena, que estas nuevas hermandades, les deparase lo mismo, y ya no solo hablamos de unas cuantas de hermandades sin asistencia por parte de sus hermanos a los actos, si no, de más aún, como son estas recientes coorporaciones. 
Pienso desde mi punto de vista, que deberiamos reforzar nuestras hermandades, hay algunas, con siglos de historia y no las sabemos valorar, es algo desagradable llegar a los cultos y ver la iglesia vacía. Creo que deberiamos concienciarnos, de a lo que realmente vamos; a hacer pública protestación de Fe los 365 días del año, y no a sacar la cofradía un día a nuestras calles.

En conclusión, que en Semana Santa todos somos buenos hermanos y cofrades,pero, ¿Lo somos a lo largo del año?...

Isaías Yuste González
Copyright © 2014 GOLGOTA21